Raleigh.- El Proyecto de Servicios de Defensoría para Niños (ACS) de Ayuda Legal de Carolina del Norte y una coalición de organizaciones locales y estatales denunciaron un patrón de discriminación y criminalización ilegal con los estudiantes afroamericanos en el Sistema de Escuelas Públicas del condado de Wake (WCPSS).

La demanda fue presentada contra la Oficina del Alguacil del Condado de Wake, ocho departamentos de policía del condado y el WCPSS , alegando violaciones de la Constitución de Estados Unidos, de los títulos IV y VI del Acta de Derechos Civiles de 1964, el Título II de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990 y la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973 .

“Los oficiales de policía rutinariamente se utilizan en las escuelas de WCPSS para tratar asuntos de disciplina escolar de menor importancia. Esta práctica no regulada contribuye a una devastadora conexión entre la escuela y la cárcel porque Carolina del Norte es el único estado que envía los estudiantes de 16 y 17 años de edad directamente en el sistema penal de adultos sin oportunidad de regresar al sistema de justicia juvenil, incluso para delitos menores como lanzar globos de agua”, declaró Jennifer Story, un abogado de ACS en un comunicado.

Los ocho estudiantes citados en la denuncia son afroamericanos y siete son alumnos con discapacidades.
En la demanda los demandantes sostienen que el incremento de la vigilancia policial en el sistema escolar ha hecho aumentar a 42 por ciento el número de reportes delincuenciales en las escuelas, y cada vez más jóvenes terminan en la corte criminal por conductas típicas de los adolescentes como alteración del orden público.

“Se llevaron todo lo de mi hijo – su dignidad, su confianza en el sistema escolar y las fuerzas del orden, y sus posibilidades de obtener una beca de música en la universidad para la que ha trabajado tan duro”, dijo la madre de un estudiante con discapacidad citado en la demanda.

“El WCPSS ha invertido sus recursos no en el expediente académico de mi hijo, sino en un registro criminal que le seguirá por el resto de su vida”, añadió.