Raleigh.- El Centro de Ayuda Legal de Carolina del Norte y el Southern Poverty Law demandaron al Sistema Escolar de Wake ante el Departamento de Educación de Estados Unidos, por aparente discriminación contra estudiantes latinos que enfrentaban una suspensión, y con padres que predominantemente hablan español, y poseen un conocimiento limitado de inglés.

La querella, presentada en nombre de tres estudiantes latinos y sus familias, detalla cómo los padres no son capaces de leer y entender importantes documentos escolares escritos solo en inglés, que en este punto tienen que ver específicamente con notificaciones de suspensiones de largo plazo y materiales de educación especial.

Según el Centro de Ayuda Legal, existen los recursos para los padres que hablan inglés, pero no sucede lo mismo con quienes se comunican en español. Por ello, señala la organización en un documento: “se ha discriminado contra los estudiantes y se ha violado la ley estatal y federal y la política local”.

El caso se dio a conocer hace unas semanas, cuando la parte demandante dio a conocer sus reclamos a través de una queja ante el sistema escolar de Wake, pero evidentemente ambas parte no llegaron a un acuerdo.

“Antes de presentar la demanda le dimos la oportunidad al Sistema Escolar de Wake de responder y corregir estas violaciones”, dijo Peggy Nicholson, abogada del Centro de Ayuda Legal, en la división Defensores de Servicios Para Niños. “Nos reunimos y ellos expresaron su interés de solucionar los problemas, sin embargo, dichas soluciones siguen dejando la responsabilidad de solicitar traducción a los padres que poseen un conocimiento bajo de inglés”.

La abogada también agrega que el distrito escolar de Wake no estuvo dispuesto a comprometerse a la traducción automática de materiales más importantes ni las notificaciones de suspensión a largo plazo.

Desde un inicio los representantes de Wake, entre ellos la especialista en comunicaciones Rosa Rangel, han asegurado que los esfuerzos para proveer información en español a padres que no hablan inglés han sido permanentes entre el kindergarden y el grado 12.

La demanda fue presentada ante la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de Estados Unidos.

“La demanda trata de asegurar que todos los estudiantes triunfen”, dijo la abogada Caren Short, del Southern Poverty Law, con sede en Alabama. “Un componente integral de ese éxito es la participación de los padres en la educación especial y los problemas de