Raleigh.- Una mujer hispana que se hacía llamar notaria y proveía asesoría legal en inmigración sin ser abogada ni estar acreditada por las autoridades estadounidenses fue demandada por una clienta hispana que resultó afectada en un trámite de Visa U.

La demanda fue presentada en contra de Constanza Sierra, quien según la acusación cobraba dinero por realizar trámites de inmigración a sus clientes es su negocio llamado “La Diligencia”, a pesar de que no tiene una licencia de abogada ni está acreditada por el Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA).

De acuerdo con la demanda, Sierra pasó varios años ofreciendo servicios legales de inmigración diciendo que era notaria o asistente legal en inmigración, a pesar de no tener una licencia acreditada por el estado de Carolina del Norte.

El Centro de Justicia de Carolina del Norte presentó la demanda en nombre de Natividad Piedra Macedo, una víctima de violencia doméstica que inició un trámite de Visa U bajo la asesoría ilegal de Sierra, quien cobró $800 dólares por sus servicios

Como consecuencia de la asesoría de Sierra, el trámite de Pierda Macedo fue demorado y ahora la víctima corre el riesgo de que su petición sea rechazada, según la acusación.

Kate Woomer-Deters, abogada del Centro de Justicia a cargo del caso, advirtió que mucha personas, especialmente inmigrantes, son víctimas de falsos notarios que además toman ventaja de la confusión que existe sobre dicho oficio ya que en muchos países de América Latina un notario es un profesional con estudios en leyes, mientras que en Estados Unidos no es así.

“Estamos preocupados porque muchas personas que se llaman a sí mismos ‘notarios’ o ‘notarios públicos’ están brindando servicios legales, especialmente en el área de inmigración, sin ninguna calificación ni entrenamiento para hacerlo”, advirtió Woomer-Deters.

 “El Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Refugiados se ha enfocado en asegurar que todos los inmigrantes tengan acceso a servicios legales de calidad de proveedores competentes”, añadió.

El Centro de Justicia de Carolina del Norte instó a la comunidad inmigrante a buscar asesoría legal calificada para sus trámites migratorios, ya que una mala práctica legal y errores en los procedimientos puede resultar en la pérdida de dinero y poner a las personas en riesgo de deportación.

Woomer-Deters recomendó a los inmigrantes revisar si la persona que le ofrece asesoría legal es un abogado licenciado a través de la Barra de Abogados de Carolina del Norte llamando al teléfono (919) 828-4620) o en la página web de la Asociación de Abogados de Inmigración de América (AILA) en http://www.ailalawyer.com/spanish/default.aspx.