Raleigh.- La división entre las organizaciones y los defensores de los derechos de los inmigrantes respecto al proyecto de ley HB 786 se agudizó la última semana luego que varias de ellas decidieran tomar una posición públicamente.

Organizaciones como El Pueblo Inc. de Raleigh y El Centro Hispano de Durham se alinearon con el Centro de Justicia y la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) en contra del proyecto de ley al considerar que el beneficio que traería la ley, vía los permisos restingidos de manejo para los indocumentados, sería muy limitado frente al daño que causarían las provisiones antiinmigrantes que contiene la legislación.

“Si bien el acceso al privilegio de manejar es una prioridad para nuestra comunidad, este proyecto de ley haría más daño que bien”, dijo Pilar Rocha-Goldberg, presidenta de El Centro Hispano en un comunicado conjunto.

 “En un momento en el que líderes de fe, los negocios y la comunidad se unen para presionar por una reforma migratoria a nivel federal, la propuesta es un paso atrás para Carolina del Norte”, declaró Angeline Echeverría, directora ejecutiva de El Pueblo Inc.

En particular, ambas organizaciones mostraron su preocupación porque los permisos restringidos de manejo serían obligatorios para los indocumentados que serían forzados a revelar su estatus migratorio y dar sus huellas dactilares al gobierno sin ninguna protección. Además, el requisito de pagar por adelantado el seguro vehicular haría que pocos puedan aplicar.

También rechazan la provisión “muéstrame tus papeles” inspirada en la la ley SB 1070 de Arizona, que dará autoridad a la policía local para revisar el estatus migratorio de cualquier persona sospechosa de ser indocumentada.

En contraste, la Coalición Latinoamericana de Charlotte adoptó una posición neutral y anunció que trabajará con los líderes de la Asamblea Legislativa para tratar de mejorar el proyecto de ley.

Opiniones neutrales
“En este momento, la Coalición Latinoamericana no puede apoyar ni oponerse al proyecto de ley HB 786 como está escrito”, declaró la organización mediante un comunicado de prensa.

“El proyecto HB 786 es complicado y ha estado dividiendo los defensores de la comunidad inmigrante, obligando a la gente a elegir un bando. Creemos que la comunidad que representamos merece más que una respuesta simplista a un problema complicado”, añadió.

Para La Coalición, es mejor trabajar junto con los líderes de la Legislatura para intentar mejorar el proyecto de ley que perder la oportunidad de recuperar el privilegio de manejo para la comunidad.

“Este proyecto de ley, si bien tiene defectos, representa una gran oportunidad para que algunas familias puedan obtener un alivio a través de la protección de tener privilegio de conducir”, declaró La Coalición. “Creemos que es mejor dedicar nuestro tiempo a tratar de mejorar este proyecto de ley”.

En ese sentido, La Coalición pidió cuatro cambios específicos a la HB786: que la discriminación racial sea estricta y explícitamente prohibida y que los inmigrantes puedan pagar su seguro vehicular de la misma manera que los no inmigrantes sin tener que hacer pagos por adelantado.

Además que no se le permita a la policía la confiscación de los vehículos de los conductores sorprendidos manejando sin permiso y que los datos recogidos por el DMV a través de este proceso sean confidenciales y no puedan ser utilizados para otros fines.
Voces a favor

John Faison, director del Centro Internacional de Raleigh (CIR), que ha sido parte de las conversaciones para la elaboración de la ley, expresó una posición similar a la de La Coalición pero adelantó que apoyará la propuesta republicana.

“Apoyo la ley aunque no estoy a favor de todo lo que contiene. Esto es  un principio y puede ser la última oportunidad de obtener licencias para los indocumentados”, dijo Faison a Qué Pasa.

“Pienso que esta ley puede beneficiar al 70 por ciento de la comunidad indocumentada. Otro 30 por ciento no va a poder aplicar y eso no me gusta pero creo que de todas maneras esto va a yudar”, agregó.

El NC Dream Team, el grupo de “soñadores” que defiende los derechos de los inmigrantes, también reiteró su apoyo a la HB786.

“Nosotros vamos a seguir luchando para tratar de mejorar esta propuesta de ley”, dijo a Qué Pasa Viridiana Martínez, líder del NC Dream Team. “Estamos al tanto de todas las cosas negativas que tiene pero también sabemos que es una oportunidad para que la gente pueda obtener un permiso y manejar legalmente”.

Martínez también cuestionó la posición adoptadas por ciertas instituciones. “Es interesante ver que muchas organizaciones pro inmigrantes que quieren traerse abajo todo este proyecto están ahora en la misma posición que los grupos antiinmigrantes”, agregó.