Charlotte.- La organización Action NC está convocando a una manifestación este viernes 5 de diciembre, a las 11 de la mañana, en el Centro de Gobierno de Charlotte-Mecklenburg, localizado en el 600 E. 4th Street, para protestar contra la decisión del gobernador Pat McCrory de incluir a Carolina del Norte en una demanda contra el presidente Barack Obama por haber emitido la orden ejecutiva, que protege de la deportación a los padres indocumentados de ciudadanos y residentes legales.

“Las acciones del gobernador mandan un mensaje erróneo de que Carolina del Norte no acepta a los inmigrantes y no aprecia sus contribuciones a nuestro estado y a la comunidad”, afirmó un comunicado emitido por el grupo en la red social Facebook.

El gobierno de McCrory mantiene una oficina en Charlotte que atiene asuntos de la gobernación, y donde acudirán las familias inmigrantes a exigirle al gobernador republicano que saque a Carolina del Norte de la demanda y mantenga a las familias inmigrantes unidas.

Carolina del Norte  se unió una querella liderada por Texas para impedir que se cumpla el alivio migratorio ordenado por Obama que beneficia a cerca de cinco millones de indocumentados.

Para justificar su acción McCrory dijo “Carolina del Norte no es un estado fronterizo, pero está afectado por la inmigración ilegal”.

“Tenemos gran actividad de los cárteles internacionales en Carolina del Norte”, anotó el gobernador, pese a que los padres favorecidos por la medida, que ya están radicados en el país, y tendrán que pasar una revisión de antecedentes para calificar.

 Los aliados en la demanda contra Obama aseveran que el presidente violó la Constitución con la orden ejecutiva migratoria.

No obstante, desde que el Congreso aprobó la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952, un total de 11 presidentes, desde Dwight Eisenhower hasta Obama, mandatarios republicanos y demócratas, han firmado órdenes ejecutivas migratorias.

Un sondeo nacional  mostró que el 89 por ciento de los  votantes hispanos favorece  el uso de la autoridad ejecutiva para intervenir en materia migratoria y  respalda la medida de Obama.

En la demanda contra el presidente también participan los estados de Alabama, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Luisiana, Maine, Misisipí, Montana, Nebraska,  Carolina del Sur, Dakota del Sur, Utah, Virginia Occidental y Wisconsin.