Raleigh.- Florencia Padilla pensó que le estaban haciendo una broma cuando la llamaron por teléfono y le dijeron que podía pasar por el mercado de pulgas de la calle Rock Quarry Rd. para recibir una canasta de alimentos por la Navidad.

Pero era verdad y el pasado sábado esta madre de cinco niños se llevó de regalo una despensa de frutas y verduras gracias a la solidaridad de un comerciante hispano que decidió ayudar de esa forma a algunas familias en necesidad.

“Lo hago de corazón porque quiero ayudar, no es por ningún interés. Yo sé lo que es pasar necesidad y quiero que estas personas tengan algo que llevar a su mesa en estas fiestas” dijo Fernando Guerrero, dueño de Frutas y Verduras Río Verde, quien no quiso aparecer en las fotos de la entrega de las canastas de alimentos ni hablar demasiado con Qué Pasa sobre su campaña solidaria.

Con tal objetivo, este comerciante mexicano publicó en el periódico el siguiente anuncio: “regalaremos 20 despensas para familias en necesidad” y pidió a las personas llamar por teléfono para anotarse.

A Florencia Padilla la anotó una pariente suya que conoce de su difícil situación, ya que hace dos años su marido fue encarcelado y ella ha tenido que cuidar sola de sus cinco niños de entre 2 y 11 años de edad. “Tengo el apoyo de familiares pero siempre es bueno recibir ayudas como esta”, dijo la mujer, feliz, tras recibir una canasta con frutas, verduras, tortillas y otros productos.

Marcelina Bustos, otra de las amas de casa que recibió una canasta de alimentos en “La Pulga”, también estaba contenta por el inesperado presente.

“Es un buen regalo, siempre es una ayuda porque es una época difícil”, comentó Bustos, cuyo esposo falleció hace dos años y la dejó con sus nueve hijos, cuatro de los cuales aún están en edad escolar y requieren de su cuidado.

Elizabeth Alvarado, otra de las personas favorecidas con la campaña, destacó la generosidad del comerciante. “Él (Guerrero) es una persona generosa que ayuda sin ningún interés y eso es importante sobre todo en esta época en la que se ha perdido la solidaridad”.

Su cuñada, Maricruz Ortega, que recibió igualmente una canasta de alimentos, también tuvo palabras de gratitud para con el comerciante. “Siempre es generoso, cuando nosotros compramos algo él siempre nos regala alguna cosita, aunque sea un atado de cilantro, una fruta o cualquier otra cosa”, añadió la mujer, madre de cuatro niños.

El dueño de Frutas y Verduras Río Verde planeaba ayudar a 20 familias, pero terminará regalando más canastas ya que, según dijo, se anotaron más personas que irán a recoger sus despensas el próximo fin de semana.

Guerrero, que delegó en sus ayudantes la entrega de las canastas, explicó que su afán es simplemente colaborar con algo a que las familias más necesitadas disfruten de una cena navideña.  “Yo sé lo que es no tener dinero para poder comprar alimentos por eso prometí que si Dios me bendecía de nuevo en mi negocio iba a hacer algo para ayudar a otras personas”.