Chapel Hill, 2 dec 2015.- Las autoridades y organizaciones locales están evaluando la posibilidad de establecer en Carrboro, Chapel Hill y Durham un programa de identificación para personas indocumentadas, similar al que opera con éxito en Greensboro y varias ciudades del condado Alamance.

Las conversaciones ya se han iniciado y por el momento hay dos alternativas que están siendo evaluadas por las autoridades, tomando en cuenta que la nueva ley estatal HB 318 prohíbe a oficiales gubernamentales el uso ciertos ID’s y documentos consulares como la Matrícula Consular mexicana para establecer la identidad o residencia de una persona.

Dos alternativas
Una de las opciones es traer el programa de identificación de FaithAction International, que comenzó en 2013 en Greensboro, condado Guilford,  y se expandió este año a Burlington, Gibsonville, Graham y Elon, en Alamance.

Dicha identificación cuenta con el respaldo de los departamentos de policía de esas ciudades y sigue operando a pesar de la ley HB 318 ya que una enmienda a esa legislación le da la discreción a las agencias del orden de poder utilizar ID’s creados por personas, organizaciones o gobiernos locales para identificar a alguien cuando no tiene una identificación.

La otra alternativa que se está evaluando es utilizar como identificación la tarjeta de membresía que desde hace casi 15 años entrega el Centro Hispano, organización que tiene sedes en Durham y Carrboro.

Pilar Rocha, directora del Centro Hispano, explicó que dicha tarjeta, otorga ciertos beneficios a los miembros de la organización, como descuentos en comercios y negocios que tienen acuerdos con la institución.

Explicó que la tarjeta de membresía, aunque no fue creada con fines de identificación, podría adaptarse para ese uso ya que tiene el nombre, la dirección, fecha de nacimiento y la foto de las personas.

“Hemos hablado con la gente de FaithAction y la única diferencia entre su tarjeta y la nuestra es que la de ellos incluye también el país de origen”, comentó Rocha. “Incluso los documentos que nosotros pedimos son muy similares a las que ellos piden”.

Rocha indicó que otra ventaja de que se puedan usar las tarjetas del Centro Hispano es que las ciudades que decidan usarlo para identificación, ya no tendrían que invertir en las máquinas y programas para emitirlas, porque la organización ya los tiene.

“Lo único que tendríamos que reajustar es el precio y estamos dispuestos a hacerlo”, dijo Rocha, quien detalló que la tarjeta del Centro Hispano cuesta $30 por persona y $45 por familia, mientras que el ID de FaithAction cuesta $10.
 
Total respaldo en Orange
“Creo que estamos en una situación privilegiada al tener a dos organizaciones muy respetadas que tienen sus IDs y están dispuestas a traerlos a Chapel Hill”, dijo María Teresa Palmer, concejal de esa ciudad que está impulsando la creación de un programa de identificación alternativo tras la aprobación de la ley HB 318.

“Aún tenemos que aprender más de cada uno de estos programas, tanto el de Faith Action como el del Centro Hispano, pero tengo la esperanza de que el que se implemente en Chapel Hill sea el mejor”, añadió.

En Chapel Hill y Carrboro las autoridades locales ya han recibido información sobre estos programas.

El padre Paul Lininger, de la Iglesia Católica El Sagrado Sacramento de Burlington, quien lidera el programa de FaithAction en Alamance, hizo una detallada presentación la semana pasada en una reunión realizada en la Iglesia Santo Tomás Moro.

“Todavía estamos en conversaciones con el administrador de la ciudad pero sí, estoy interesado en participar en un programa como este”, dijo a Qué Pasa Walter Horton, jefe de policía de Carroboro, que estuvo en la presentación.

“También hemos tenido un acercamiento con el Centro Hispano. No estamos seguros con cuál vamos a ir adelante, pero estamos explorando la posibilidad de participar en uno de estos programas pero tenemos que asegurarnos de que lo hagamos cumpliendo la nueva ley HB 318”, añadió Horton.

El jefe de policía de Carrboro indicó que contar con una identificación confiable sería de gran ayuda para sus oficiales porque les permitiría identificar a personas que no tienen documentos y mejoraría la confianza entre la policía y la comunidad.

En la reunión en la Iglesia Santo Tomás Moro también estuvo el sub jefe de la policía de Chapel Hill, Jabe Hunter, quien además viajó a Burlington el último fin de semana para ver en persona cómo funciona el programa de FaithAction que el sábado tuvo una nueva jornada de entrega de identificaciones.

Hunter dijo que antes de la reunión sobre los ID’s no era consciente de los problemas que enfrentan en su vida diaria las personas que no pueden obtener una identificación estatal y se mostró a favor de participar en un programa como el de FaithAction.

“Un programa de identificaciones como este ayuda a vencer todos esos problemas”, declaró Hunter quien indicó que para la policía es suficiente contar con cualquier documento que pruebe quién es la persona.

El alguacil del condado Orange, Charles Blackwood, también se mostró dispuesto a participar en un programa de identificaciones para personas indocumentadas.

“El programa de las identificaciones de FaithAction cuenta con el apoyo de la Oficina del Sheriff del Condado de Orange”, dijo Blackwood mediante una declaración escrita enviada a Qué Pasa. “Nos corresponde proteger a todos en la comunidad sin importar el estado migratorio de una persona”.

Diálogo en Durham
Rocha, la directora del Centro Hispano, informó que así como se han reunido con autoridades de Carrboro y Chapel Hill, su organización también ha iniciado conversaciones con el Concejo Municipal de Durham para evaluar el uso de su tarjeta de membresía como identificación. “Todavía no hemos definido nada pero estamos en esas conversaciones”, dijo Rocha.

La decisión en Durham podría demorar más, ya que el actual jefe de policía, José López, dejará el cargo el 31 de diciembre y todavía no se ha anunciado a su reemplazo.