Burlington.- Un informe enviado por el fiscal de Alamance a los comisionados del condado acusa al abogado Marty Rosenbluth de hacer acuerdos especiales con oficiales del Departamento de Justicia.

Según el documento, a cambio de que tres de sus clientes testificaran en contra de la Oficina del Sheriff por supuestas prácticas de discriminación contra latinos, se les permitiría permanecer en el país cancelando su orden de deportación.

El memorándum escrito por Clyde Albright utilizó como evidencia tres cartas que el abogado usó como muestra en un curso dirigido a otros letrados para que aprendan a detener órdenes de deportación.

“Son puras tonterías”, respondió Rosenblueth a Qué Pasa. “No hubo ningún intercambio. Tuvimos que pelear muy duro para cancelar esas deportaciones y no existieron promesas ni garantías para lograrlo”.

Desde su punto de vista, lo que el fiscal intenta hacer es deslegitimar el caso del Departamento de Justicia, argumentando que necesitan de la colaboración de este tipo para tener suficiente evidencia.

La carta, con fecha del 27 de febrero, también hace referencia a un artículo publicado una semana anterior por Qué Pasa, en el que un miembro del grupo pro inmigrante Fairness Alamance habló sobre la reciente visita de los abogados federales al condado, donde se reunieron con líderes comunitarios para actualizarlos sobre el estado de la demanda y recopilar más testimoniales de casos donde ocurrieron prácticas de perfil racial por oficiales de la organización que dirige el alguacil Terry Johnson.

Albright cuestionó ante los comisionados el hecho de que la parte acusadora siga buscando evidencia, insinuando que no tienen pruebas suficientes para respaldar la demanda en contra del condado.

El documento para actualizar a los comisionados sobre el tema también se refirió a un intento el pasado 20 de febrero por los representantes legales del condado de cancelar la demanda en su contra, bajo el razonamiento de que la evidencia presentada por el Departamento de Justicia fue previamente desechada por ellos mismos durante la primer audiencia que ocurrió el pasado 18 de septiembre.

Para Rosenblueth, los argumentos del fiscal de Alamance no hacen mucho sentido y agregó que si pasaran el mismo tiempo intentando negar los hechos que haciendo los cambios necesarios, se ahorrarían muchos problemas.

“El hecho de que estos casos de deportación hayan sido cerrados es porque hasta ICE está preocupado por lo que sucede en Alamance”, puntualizó el abogado.

“Debería quedar como un mensaje claro para otros, que no pueden estar discriminando a la gente y salirse con la suya, situación que ocurre por todo el estado”, concluyó el abogado.