Durham.- Un joven hispano de 16 años se declaró culpable del homicidio voluntario de su hermana de 13 años, un hecho que conmocionó a la comunidad latina el 1 de noviembre de 2012.

El juez Allen Baddour del Tribunal Superior de Durham sentenció a Jairo López a una pena de 60 a 84 meses de prisión en el Departamento Correccional del estado, informó el diario The Herald Sun.

El acusado, que tenía 15 años cuando ocurrió el suceso, estaba acusado originalmente del homicidio en primer grado de su hermana Emily López, pero al declararse culpable evitó una condena mayor.

El acusado pudo ser identificado luego que el caso fue movido de la Corte Juvenil al Tribunal Superior para ser juzgado como un adulto.

El crimen ocurrió poco antes de las 6 pm del 1 de noviembre pasado en una casa de la calle Faucette Avenue donde el acusado y la víctima vivían con su familia.

De acuerdo con la acusación del fiscal de distrito Jim Dornfried cuando los agentes de la Policía de Durham llegaron al lugar encontraron a los dos hermanos y a una mujer adulta que luego fue identificada como la madre.

La niña de 13 años tenía una herida de bala en la cabeza pero aunque estaba inconsciente aún respiraba por lo que fue trasladada al Hospital de Duke en una ambulancia.
Sin embargo la niña murió días después a consecuencia del disparo.

La investigación arrojó que el arma pertenecía al hermano mayor de los López que no se encontraba en la casa al momento del incidente.

El acusado argumentó que el arma se le disparó por accidente cuando movió para atrás la corredera, pero un experto en armas de fuego no pudo comprobar que esto fuera posible de esa forma.

De acuerdo con el fiscal, la bala alcanzó a la niña cuando esta se encontraba durmiendo, recostada en el sofá de la casa.

En su sentencia, el juez Baddour recomendó que López sea sometido a un tratamiento para el uso de sustancias ya que el acusado admitió haber consumido antes marihuana. También ordenó que continúe su educación en la prisión y obtenga su GED.