Rolesville.- Louie Cuevas, el administrador de la compañía que maneja el complejo de trailas ubicado en Cotton Paws St. en el pueblo de Rolesville, respondió a las acusaciones que hace cerca de un mes vertieron sobre él algunas vecinas de la urbanización.

“Nunca, nunca en mi vida, he intentado molestar a nadie, si no todo lo contrario”, explicó Cuevas a Qué Pasa.

De esa forma, el representante de la empresa quiso aclarar las acusaciones que atribuyó a una “confusión” provocada por las declaraciones que el pasado mes de octubre hicieron varias residentes a Qué Pasa, quienes aseguraron que Cuevas las estaba estafando con el cobro de las facturas del agua.

Según las vecinas, el administrador estaba incrementando cada mes el costo de estas facturas, aún cuando ellas aseguran que su consumo es mucho menor. Las denunciantes convocaron a algunos medios  de comunicación y anunciaron que llevarían el caso a los tribunales y a la Ciudad de Raleigh.  

“Estas señoras dijeron que yo les estaba cobrando de más y hasta que las estaba intimidando con amenazas de deportación, cuando la única verdad es que siempre he intentado apoyar a todos los latinos”, dijo Cuevas respecto a las acusaciones.

El administrador afirmó que “no quería entrar en polémicas” y se limitó a apuntar que la persona que estaba asesorando a las vecinas, Betty Johnson, “no es de fiar”. “Quizá me acusaron por estar mal aconsejadas o por estar pasando por una situación complicada”, señaló. Con todo, se mostró satisfecho de que el asunto “no haya ido a más”.

Por su parte, la abogada Clare Barnett, quien aparentemente se iba a encargar del caso como representante de las vecinas, no contestó a varias llamadas que le hizo Qué Pasa para conocer su posición.

Por otro lado, los trabajadores del Departamento de Agua de la Ciudad de Raleigh explicaron que, mientras que una parte de la cuota de agua es de gestión munipal, la otra es de gestión privada, por lo que la ciudad no podía intervenir para ver si se incurrió en supuestas irregularidades.

“Estas señoras afirmaban haber pagado $20 al mes por el agua consumida, pero esto solo fue así en algunos casos durante el primer mes, porque solo se contabilizaba una parte proporcional” explicó al respecto Cuevas. “Si solo llevaban una semana en la ‘traila’, es normal que pagaran solo $20, pero todos aquí sabemos que nadie en Estados Unidos paga tan poco por el consumo de agua”, aseguró.