EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

Teherán, 4 oct (EFE).- El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, apeló este martes a la “unidad nacional”, mientras las protestas desatadas por la muerte de Mahsa Amini se están extendiendo a centros educativos.

“La unidad y la integridad nacional son necesarias para debilitar a nuestro enemigo”, dijo Raisí ante el Parlamento, que se reunió para votar al candidato presidencial para dirigir el Ministerio de Trabajo.

El mandatario afirmó que Irán “tiene debilidades y carencias” pero una vez más culpó de las protestas a “conspiraciones de los enemigos”, término que suele hacer referencia a Estados Unidos e Israel.

En este sentido siguió la línea que marcó ayer el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, quien ayer señaló directamente a esos dos países de los “disturbios y agitaciones” tras dos semanas de silencio.

Raisí alabó el “completo análisis” de la máxima autoridad del país.

“Su análisis (del líder) es que las conspiraciones contra nuestro país se deben a que estamos progresando y el enemigo no quiere que Irán progrese”, afirmó.

Su candidato para dirigir el Ministerio de Trabajo no obtuvo los votos necesarios, por lo que el puesto seguirá vacante, algo que ocurre desde junio.

Esa llamada a la unidad nacional llega en la tercera semana de protestas por la muerte, el viernes 16, de Amini tras ser detenida por no llevar el velo por la Policía de la moral.

Durante el fin de semana las movilizaciones se extendieron a las universidades y en algunas de ellas se produjeron fuertes choques con las fuerzas de seguridad.

Así fue en la prestigiosa Universidad Tecnológica de Sharif de Teherán, donde el domingo por la noche hubo fuertes enfrentamientos con disparos al aire.

Tras ello, ayer cerró sus puertas para centrarse en la educación “online”, pero otras universidades del país vivieron protestas por la muerte de Amini pero también por la detención de estudiantes de Sharif.

Ahora los estudiantes de colegios e institutos se han unido a las protestas, según vídeos sin verificar publicados en las redes sociales por activistas y periodistas.

“Mujer, vida, libertad”, gritaban las estudiantes en un colegio de la ciudad de Sanandaj, en el Kurdistán iraní, mientras ondeaban sus velos, según un vídeo publicado por activistas.

En la ciudad de Karaj, en la provincia de Alborz, jóvenes estudiantes lanzaron sus velos a un profesor, según un vídeo.

Las protestas se encuentran ya en su tercera semana y su perfil ha ido variando, desde grandes protestas en las calles, a movilizaciones en universidades a gestos de desobediencia por las calles, como es quitarse el velo.

La Policía ha reprimido las movilizaciones con el uso de porras, gases lacrimógenos, cañones de agua y, según la ONU, munición real.

La televisión estatal iraní afirmó hace más de una semana que 41 personas han fallecido, pero la ONG Irán Human Rights, con base en Oslo, eleva la cifra a 92. EFE

jlr/ig

(foto) (vídeo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *