+ Si ha visto los titulares recientes sobre la educación superior, probablemente haya notado que muchas universidades parecen estar en problemas.

+ Las universidades de la nación han perdido 1 millón de estudiantes universitarios en solo dos años debido a la pandemia, debido a un mercado laboral sólido y al aumento de los precios universitarios. Peor aún, la demografía no rescatará la educación superior esta vez. Después de dos décadas de crecimiento constante, se prevé que la población de graduados de la escuela secundaria alcance su punto máximo en los próximos años antes de estabilizarse en Carolina del Norte y caer en la mayoría de los demás lugares.

+ Estos descensos no afectarán a todos los colegios y universidades por igual. Instituciones de élite como la Universidad de Duke y UNC-Chapel Hill seguirán sin problemas para atraer estudiantes gracias a su alto perfil, marcas reconocidas, donantes adinerados y dotaciones multimillonarias. Para el resto, pequeñas universidades privadas con recursos financieros limitados y universidades regionales públicas que atienden a una población estudiantil amplia y diversa, estas tendencias demográficas representan una crisis existencial.

+ Las universidades públicas regionales, aquí y en otros sitios, son demasiado importantes para ignorarlas. Producen maestros, enfermeras, contadores, informáticos, técnicos de laboratorio, consejeros y muchos otros que son contribuyentes cruciales para la economía y la sociedad. Pasé toda mi carrera en la educación superior y he visto universidades crear oportunidades y mejorar los resultados para todos. Las universidades públicas regionales, en particular, son motores de prosperidad individual y comunitaria para sus regiones y son fundamentales para reconstruir la clase media.

+ Tomemos como ejemplo a UNC Greensboro, la institución que dirijo desde 2015. Muchos de nuestros 19,000 estudiantes llegan a nosotros desde las grandes ciudades y pueblos pequeños a lo largo de las carreteras interestatales 40 y 85. Alrededor del 30 % de nuestros estudiantes universitarios son afroamericanos. Otro 15 por ciento son latinos, lo que nos da la mayor población de estudiantes latinos de cualquier universidad estatal en Carolina del Norte. La mitad de los estudiantes de este año son los primeros miembros de su familia en asistir a una universidad de cuatro años.

+ Además, más de la mitad de los estudiantes de UNCG obtienen Becas Pell porque provienen de hogares de recursos severamente limitados o moderados. Este otoño, el 96 por ciento de nuestros estudiantes de primer año provienen de los condados de Nivel 1 o Nivel 2, es decir, las regiones económicamente más afligidas de Carolina del Norte. También servimos a un gran número de estudiantes no tradicionales: casi el 20 por ciento de nuestros estudiantes universitarios tienen 25 años o más, y muchos tienen trabajos, familias e hijos propios.

+ Los cambios demográficos que han tenido lugar en Carolina del Norte durante años son claramente evidentes en nuestro campus. Una experiencia universitaria abarca más que solo el salón de clases, lo que significa que nuestros estudiantes están aprendiendo a aprender el convivir juntos. Nuestro campus, en otras palabras, refleja el futuro de las comunidades y los sitios de trabajo a los que ingresarán nuestros graduados después de completar sus estudios.

+ La adaptación al cambio y el desbloqueo del potencial de las personas que tradicionalmente no reciben educación superior está codificado en nuestro ADN en UNCG. La institución fue fundada en 1891 para educar a las mujeres, que tenían acceso limitado a la educación superior. Desde entonces, nos hemos convertido en una universidad moderna que produce más de 5000 graduados de licenciatura, maestría y doctorado cada año, así como investigaciones innovadoras que transforman el estado y la región.

+ Nuestra facultad, administración y personal vieron venir estos cambios demográficos y han creado los programas académicos y de asesoramiento adecuados para apoyar mejor a un cuerpo estudiantil que se ve muy diferente a lo que era hace una generación. No solo hemos aumentado las tasas de graduación de todos los estudiantes, sino que también hemos cerrado la brecha de rendimiento entre los estudiantes blancos y los pertenecientes a minorías. Nuestro programa de verano de inmersión universitaria para estudiantes latinos de secundaria interesados ​​en asistir a la universidad ha ayudado a decenas de estudiantes a matricularse en UNC y otras universidades del área.

+ Este importante trabajo de desbloquear el potencial está dando sus frutos y ayudando a producir nuevos caminos hacia la prosperidad para nuestros graduados. En las últimas clasificaciones de universidades de U.S. News & World Report, menciona a UNCG como el número 1 en Carolina del Norte y el 13 en la nación por inscribir y graduar grandes proporciones de estudiantes de entornos desfavorecidos. Nuestros estudiantes se están esforzando y se están labrando una vida mejor para ellos y sus familias. Además, debido a que el 85 por ciento de nuestros graduados permanecen en Carolina del Norte para vivir, trabajar o asistir a la escuela de posgrado, su impacto se sentirá en todo el estado durante generaciones.

+ Los apoyos estudiantiles necesarios que hacen que estos resultados sucedan no son económicos. Muchos de nuestros estudiantes provienen de familias donde graduarse de la universidad no es una conclusión inevitable. Muchos necesitan enormes cantidades de asesoramiento académico y social y asistencia financiera para mantenerse encaminados para obtener sus títulos. Es aquí donde la generosidad de nuestros donantes tiene el mayor impacto.

+ Aquí hay una cosa más para recordar: el acceso a la educación superior no tiene que ser a expensas de la excelencia académica. De hecho, durante los últimos 32 años, UNCG ha sido reconocido por U.S. News and World Report como una de las “Mejores universidades” de la nación. El área de especialidad de Consejería Estudiantil de Consejería y de Desarrollo Educativo ocupa el puesto número 4 en la nación. Tenemos la mejor licenciatura en educación de sordos número 1 y la mejor licenciatura en educación número 34 en el sureste. Ocupamos el puesto número 8 en la mejor concentración de educación en enfermería a nivel nacional, y nuestro programa de pregrado en enfermería ocupa el puesto número 3 en el estado y el número 58 en el país. Entre otras universidades del sureste, ocupamos el puesto número 1 en la mejor licenciatura en redes de sistemas informáticos y telecomunicaciones, el número 7 en la mejor licenciatura en trabajo social y el número 12 en la mejor licenciatura en administración pública y servicio social. UNCG continúa recibiendo elogios por su calidad y asequibilidad porque estamos graduando a nuestros estudiantes y ayudándolos a encontrar buenos trabajos.

+ A pesar del pesimismo que quizás haya escuchado sobre la educación superior, estamos haciendo un gran trabajo en UNCG y de ese modo estamos garantizando un futuro más próspero para nuestros graduados y para Carolina del Norte.

Para más información visitar https://prosperity.uncg.edu/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.