Credit: Eternity Foundation

El rio de gente que camina desde Sudamérica y cruza la frontera de Estados Unidos por México está llegando a Charlotte por borbotones.

El 13 de julio, la dominicana María Herrera, de la Fundación Eternity, que tiene un predio con varios acres en el norte de la ciudad sobre Mount Holly-Huntersville Road, recibió el llamado de urgencia de la madre de una joven artista venezolana, reconocida en Charlotte.

Una familia de seis venezolanos, entre los que había menores de edad, acababa de llegar a la ciudad y no tenían dónde alojarse.

María desenfundó una carpa grande, buscó colchones y almohadas de acampar, y les habilitó una cocineta. Después recogió a otros cuatro inmigrantes en el aeropuerto y también los instaló en su predio.

Estos venezolanos procedían de San Antonio, Texas, donde una fundación de ayuda a los recién llegados les proveyó los pasajes.

María, que ha efectuado está tarea de compasión previamente, construyó un baño exterior que ha puesto a disposición de los peregrinos.

El grupo más reciente lo recibió el 29 de julio.

Sin embargo, a la hada madrina se le apareció una samaritana, Erica, que le proporcionó techo, una casa con tres cuartos. Ahí relocalizó a tres familias, con cinco niños.

A una abuelita, que vino con uno de los grupos, hizo que la acogiera una amiga en una finca.

“Hay gente de buen corazón”, dice María, quien hace 12 años se estableció en Charlotte, después de haber vivido en Nueva Jersey y California, e inició la Fundación Eternity en 2012.

Ahora solo quedan dos parejas en dos carpas, cuenta.

Pero, se va de viaje a España a hacer el recorrido del Camino de Santiago de Compostela.

A su regreso, a finales de septiembre piensa continuar la ayuda a los peregrinos.

Doña María Estela posee un temperamento firme y frentero, “me molesta la gente que se toma crédito por gestiones que no han hecho”.

Dice que como pudo ofreció pan a los viajeros y se esforzó por conseguirles trabajo, e incluso auto a algunos.

“Mi plan es construir un albergue con 7 u 8 habitaciones”, afirma.

No es tímida al dar sus datos para continuar con su obra filantrópica.

“Mi teléfono es (704) 877-9365 y pueden hacer donaciones por Zelle a eternityfoundation@outlook.com o a la cuenta 0005104135716 de Eternity Foundation en el Banco BB&T”.

La sede de su fundación está ubicada en el 5631 Mt Holly Huntersville Rd. Charlotte, NC 28216.

“Siempre hay aquí gente con las clases de liderazgo”, anota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.