Credit: AP

No se han levantado voces de condena en Charlotte para denunciar categóricamente a la corporación Tepper Sports and Entertainment (TSA) por el incumplimiento con la comunidad latina al haber desistido de construir la Sede del Charlotte Futbol Club, en octubre de 2021, y la Academia Elite del equipo en este mes de julio de 2022, en los terrenos del desaparecido centro comercial Eastland Mall.

Tampoco han ocurrido movilizaciones o protestas ciudadanas contra Tepper Sports por la engañifa de faltar a la palabra de invertir en el desarrollo del corazón de la comunidad hispana de la ciudad.

A Tepper Sports se le olvidó que cuando buscaba el respaldo de las autoridades locales y el liderazgo de la ciudad para obtener la franquicia de la MLS (Liga Mayor de Soccer), soportaba sus argumentos con la promesa de impulsar el progreso del este de Charlotte con sus instalaciones deportivas.

De acuerdo con el servicio informativo Axios, la ciudad reservó originalmente 110 millones de dólares en fondos de hospitalidad para traer la MLS a Charlotte.

El dinero estaba destinado a la edificación de la sede del equipo en los terrenos del demolido Eastland Mall, a mejoras del estadio del Banco de América y al desarrollo de un distrito de entretenimiento alrededor del coliseo deportivo.

En diciembre de 2019 la MLS concedió a Tepper Sports la franquicia del equipo de futbol.

Posteriormente, David Tepper, el multimillonario propietario de las Panteras de las Carolinas y del Charlotte FC, visitó la panadería Manolo’s en Central Avenue, ubicada a una milla de los terrenos del destruido Eastland Mall.

“Vamos a hacer algo incluyente para todos”, fue la promesa que Tepper hizo, cuenta Manolo Betancur, el propietario del icónico establecimiento latino.

Tepper comió tamales, nunca los incluyó en la oferta gastronómica de su estadio y terminó siendo un faltón con los hispanos de Charlotte.

“No se juega con las ilusiones de las minorías, de la gente pobre y de los niños”, dijo Betancur, respecto a los reiterados incumplimientos de Tepper Sports.

La expectativa era que Tepper Sports realizara un desarrollo en 22 acres para su complejo de la   Academia Elite del Charlotte FC, con dos campos grandes para la academia, un campo grande para uso público, cuatro campos medianos y seis pequeños para ser usados por ligas juveniles y recreativas.

La idea era que la academia fuera usada para entrenamientos, torneos y campamentos y que el Charlotte FC, y clubes internacionales realizaran en sus terrenos prácticas abiertas.

La promesa era que la comunidad pudiera usar los campos para campamentos, clínicas, festivales y otros eventos.

Pero de ese sueño solo quedó desilusión, porque el 3 de agosto cuando se inicie la construcción del nuevo proyecto del Eastland Mall, Tepper Sports, brillará por su ausencia.

En 2020, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad una petición de la empresa constructora Crosland Southeast para transformar los terrenos del destruido Eastland Mall, en un centro de uso mixto, con 1,050 viviendas, tiendas, restaurantes, oficinas y un parque público de dos acres.

Los tres ejes del nuevo desarrollo del Eastland Mall habían sido Crosland Southeast, la Ciudad de Charlotte y Tepper Sports.

La salida de Tepper Sports del nuevo proyecto de desarrollo del Eastland Mall ha sido recibida con declaraciones de “no comentarios” por parte funcionarios locales de elección popular, y de tibias aserciones de las partes involucradas en el proyecto.

El liderazgo latino de la ciudad no ha censurado la acción de Tepper.

Entretanto, los hinchas hispanos acuden en mayor número al estadio de la calle Mint a apoyar al Charlotte FC, para convertir al equipo en el segundo en asistencia entre los 28 de la MLS, con un promedio 36,246 espectadores por partido.

Pese a ese récord, el Charlotte FC no contrató a una luminaria mundial del estatus del “Chicharito” o Higuain para su nómina, que es la segunda más barata de la MLS.

Además, el despido del entrenador español Miguel Ángel Ramírez, en la mitad de la temporada en junio, causó críticas. 

Un pueblo callado jamás será escuchado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.