La inscripción de candidatos para la Junta de Educación del Sistema Escolar de Charlotte Mecklenburg (CMS) comenzó al mediodía del lunes 25 de julio y se cerrará al mediodía del viernes 12 de agosto.

Este año se deciden, en los comicios de noviembre, quienes ocuparán durante cuatro años los puestos de representantes de los seis distritos en que se divide el condado de Mecklenburg.

El lunes 1 de agosto revisé la lista de aspirantes registrados y había 11 nombres, ninguno hispano.

Sentí mucha frustración porque el hecho que ningún latino se postule para los seis puestos en juego es un fracaso para el liderazgo latino y para la comunidad hispana entera.

La cifra de estudiantes latinos en el CMS supera los 40 mil y la cantidad de votantes hispanos registrados en el condado de Mecklenburg se acerca a los 42 mil.

Pero de nada sirven los números si no hay líderes hispanos que se responsabilicen por la suerte de la numerosa población estudiantil latina.

El alumnado latino ocupa el segundo lugar de presencia en el distrito escolar local, después de los afroamericanos y por encima de los blancos.

Increíble que en un universo de 170 mil hispanos radicados en Mecklenburg no haya una pinche persona que se ofrezca para trabajar por la educación de los latinos.

Los retos en para los alumnos hispanos son innumerables.

Un documento de seguimiento del progreso de rendimiento del Sistema Escolar de Charlotte-Mecklenburg (CMS) de febrero de 2022, reveló que los estudiantes hispanos tienen la peor tasa de graduación de secundaria del distrito escolar.

Incluso, una tabla proyectó que 93 por ciento de los asiáticos se graduaran, así como 91 por ciento de los blancos y los afroamericanos. Pero la proyección para los latinos solo alcanzaba al  86 por ciento. Para 2021 se aspiraba que la graduación hispana llegara a 82 por ciento, pero solo alcanzó el 73 por ciento.

En 2021 después de un año con mayor parte de instrucción remota, 85 por ciento de los hispanos tuvieron bajos resultados en lectura y 87 por ciento en matemáticas.

Solo 2 por ciento de los maestros del CMS son hispanos en contraste con el 63 por ciento de los blancos y el 29 por ciento de los negros.

Después de tener tres directoras latinas de escuelas, el número de principales se redujo a una, entre los 180 rectores de planteles.

Todavía los voluntarios indocumentados son clasificados como de cuarta clase, pese a la necesidad de que los inmigrantes participen en la educación de sus hijos.

Las disparidades y preocupaciones fueron consignadas en el Primer Foro sobre el Estado de la Educación de los Latinos en el Condado de Mecklenburg: 24 mil Estudiantes Hispanos en CMS, de 2012; y en el Segundo Foro, de 2020, cuando ya los latinos alcanzaron la cifra de 40 mil alumnos.

Sin embargo, no tenemos porque llorar sobre leche derramada.

La conclusión es que somos una manada de incapaces. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.