Credit: Cortesía

Definitivamente Tepper Sports & Entertainment (TSA), propietaria  del Charlotte FC, no acierta ni una con nosotros los latinos.

Además de sus incumplimientos de construir sus instalaciones en el este de Charlotte, en los predios demolidos del Eastland Mall, ahora mezclan irresponsablemente el Mes de la Herencia Hispana con el Día de los Muertos.

Para el partido contra Nueva York, el próximo 10 de septiembre, anuncian el lanzamiento de la herencia nuestra con obsequiar a los hinchas calaveras de azúcar en el estadio de la calle Mint.

Los “inteligentes” cerebros de Tepper no se han enterado que en septiembre de 1968, hace cincuenta y cuatro años, el Congreso y el presidente Lyndon B. Johnson proclamaron la Semana Nacional de la Herencia Hispana.

Charlotte FC

Tampoco que, en 1988, hace treinta y cuatro años, el presidente Ronald Reagan amplió la celebración de la presencia hispana en Estados Unidos de América a una conmemoración de un mes de duración.

Menos que el Mes Nacional de la Herencia Hispana  se conmemora del 15 de septiembre al 15 de octubre celebrando las historias, culturas y contribuciones de los ciudadanos estadounidenses, residentes e inmigrantes de origen hispano de México, América Central, América del Sur, el Caribe y España.

Cada año, el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca hacen un llamamiento a los funcionarios públicos, educadores, bibliotecarios y a todos los estadounidenses para que observen el Mes Nacional de la Herencia Hispana con ceremonias, actividades y programas adecuados.

El Día de Muertos, que se festeja el 1 y 2 de noviembre, es una celebración mexicana para honrar a los difuntos que se remonta a la era prehispánica y que tras la llegada de los españoles se mezcló con la fiestas católicas de los fieles difuntos, que corresponden a los mismos dos días del calendario.

Charlotte FC

El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba en el mes del calendario solar azteca, cerca del inicio de agosto y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Hay muchos objetos únicos, ritos y alimentos que componen las ceremonias y creencias que forman parte del Día de Muertos.

En la temporada se arman altares domésticos en honor a los difuntos de la familia, donde se entregan como ofrenda alimentos, velas, flores y objetos que al fallecido le gustaban.

“Les importamos un pito”, me dijo el amigo que me envió la última iniciativa de los dueños del Charlotte FC para congraciarse con nosotros.

En Charlotte, la celebración del Día de los Muertos se inició durante la gestión de Ángeles Ortega, como directora ejecutiva de la Coalición Latinoamericana a mediados del primer lustro del Siglo 21.

Archivo

La conmemoración prosiguió mediante una alianza entre la Coalición y el Museo Levine del Nuevo Sur, con katrinas, calaveritas de azúcar, calaveras literarias, altares, flores de cempasúchil y pan de muertos.

El Comité de Fiestas Patrias y Tradiciones de Charlotte, Fiestas Patrias, ha estado conmemorando el Mes Nacional de la Herencia Hispana durante ocho años consecutivos en Charlotte. Y conjuntamente con el Comité Latinoamericano de Educación, se ha logrado que la Ciudad, el Condado y la Junta Escolar lo reconozcan.

Ojalá Tepper no confunda el Cinco de Mayo con la Independencia de México. 

Charlotte FC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.