La penúltima semana de abril mi tocayo boricua, Rafael Osuba estuvo desplazándose en su vehículo Rocinante por las universidades de Carolina del Norte para presentar en una maratón literaria las voces y los perfiles de las dulcineas luminarias del universo de habla hispana en el cierre oficial del Séptimo Festival del Quijote.

Isabel Vargas Lizano fue la protagonista de la actividad realizada en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC), donde se recordó a la cantante de rancheras tica que conquistó España con su vozarrón.

“Las amarguras no son amargas cuando las canta Chavela Vargas y las escribe un tal José Alfredo”, dice mi filósofo de cabecera, Joaquín Sabina, en la canción “Por el bulevar de los sueños rotos”, que le dedicó a la homenajeada por Rafa.

El día previo, el acto fue en el colegio universitario Meredith, de Raleigh, donde la personalidad objeto de la lectura fue la poetisa chilena Lucila Godoy y Alcayaga, mejor conocida como Gabriela Mistral, premio Nobel de Literatura en 1945, la primera persona de Latinoamérica en recibir la distinción.

“Si yo te odiara, mi odio te daría en las palabras, rotundo y seguro; ¡pero te amo y mi amor no se confía a este hablar de los hombres tan oscuro!”, consignó la galardonada en una de sus piezas.

Actos similares tuvo Rafa, en las universidades de Duke, Metodista de Fayetteville y Elon.

El periplo de mi tocayo se había iniciado siete meses antes, el 29 de septiembre de 2021 con la temática principal del Séptimo Festival del Quijote, las voces de las mujeres.

El evento inaugural fue la presentación de la película “Un tal Alonzo Quijano” de la cineasta colombiana Libia Stella Gómez.

La periodista colombiana afincada en Charlotte, Aura María Gavilán Posse, fue la primera dama en ingresar en la plataforma “Voces-Voices” diseñada por Artist Studio Project  para que las mujeres artistas de color, hispanas, latinas, indígenas, afrolatinas compartieran su trabajo a través de múltiples formas de expresión.

El alcance de la iniciativa incluyó las artes visuales, poesía, narración, moda, cine, teatro, gastronomía y multimedia.

Entonces se presentó el cortometraje “Guillermina” de la afrocubana Aida Esther Bueno-Sarduy.

Una asociación con el Festival de Cine Latinoamericano de Carolina del Norte, que encabeza  Miguel Rojas Sotelo, con 36 años de existencia, le permitió la proyección de 17 de filmes.

Realizó una mesa redonda en el Museo de la Ciudad de Raleigh sobre el significado del Día de los Muertos. En la actividad participaron cinco damas, incluyendo a la cónsul general de México, Claudia Velasco Osorio y la vicecónsul de Guatemala, Cristina España. 

En el mismo museo presentó el Quinto Día Anual de Muertos, con música folclórica, artesanías y altares.

Después, llevó a cabo la quinta versión anual de la tradicional Chocolatada de Luisito.

En colaboración con el Colegio Universitario Meredith de Raleigh, el Festival de El Quijote presentó la obra de teatro “Coser y Cantar”, de la ilustre escritora cubana Dolores Prida, producida por la actriz y dramaturga peruana Mónica Reyna Saavedra, radicada en Charlotte.

En el drama intervinieron las artistas Mariana Corrales de México y Lissette Rodríguez de Republica Dominicana.

En las artes visuales, el Festival introdujo la exposición fotográfica del indígena guatemalteco Roderico Yool Díaz, “Raíces, rutas y ritmos: la influencia de la música latinoamericana en Carolina del Norte”.

El Festival de El Quijote comenzó a realizarse en 2015. En su año inaugural, produjo la primera y más grande lectura maratónica multilingüe en vivo de Don Quijote.

El segundo año celebró al escritor colombiano Gabriel García Márquez; el tercer año a la autora mexicana Sor Juana Inés de La Cruz; el cuarto año al periodista, escritor y político cubano José Martí; y el quinto año al dramaturgo español Lope de Vega. En el sexto la programación fue alterada por la pandemia. Pero, en el séptimo año se lució con las mujeres.

Yo creo que Rafa habita uno de los molinos de viento de los atacados por el ingenioso hidalgo que lo trae loco por difundir la cultura hispana en Carolina del Norte. Salud hermano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.