Credit: Cortesía

Otra vez a la estoica comunidad indocumentada de este país, compuesta significativamente por hispanos, las autoridades y los políticos, les han aplicado el popular refrán mexicano de darle nuevamente “atole con el dedo” con la tan cacareada y prometida reforma migratoria integral.

Sin organizarse formalmente, todos han conspirado para hacer trizas los añejos sueños de los 11 millones de indocumentados, de regularizar su situación migratoria.

La Cámara perdida

Durante los dos años que quedan de la administración del presidente Joe Biden, no habrá reforma que legalice a los que han habitado el territorio estadounidense durante décadas.

De hecho, con el triunfo en las recientes elecciones de los republicanos de controlar la Cámara de Representantes federal, las comunidades de los soñadores, los tepesianos, los jornaleros del campo, los padres sin papeles de hijos nacidos en Estados Unidos, quedarán todavía más distantes de la regularización migratoria.

RNC

El desorden

Las promesas del verano de la campaña de Biden en 2020 de llevar al paraíso a los trabajadores irregulares que han forjado el progreso del país, contenidas en su Agenda Latina, fueron aniquiladas por sus propios funcionarios que convirtieron a la frontera con México en un desorden infernal.

LIUNA

Su mensaje vago, confuso, indefinido, impreciso para los extranjeros que han anhelado cruzar el borde fronterizo lo convirtieron en una autopista de ingreso para las caravanas procedentes del Triángulo Norte (donde pululan las maras), los desesperados fugitivos de los regímenes dictatoriales de Venezuela, Nicaragua y Cuba, los angustiados haitianos prófugos de su estado fallido, y los inmigrantes de la precariedad económica colombiana y ecuatoriana.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) fue incapaz de decirles que Estados Unidos tiene leyes que establecen que este país no es de fronteras abiertas y que no tiene la obligación de acoger a todos los necesitados del mundo. Que no hay que confundir el asilo por persecución con el refugio económico.

AIC

Falencias de los informadores

Tampoco han ayudado mucho las cadenas internacionales y nacionales de televisión que han estado más interesadas en presentar el drama humano del éxodo hacia el norte, que en denunciar a la multimillonaria industria de los traficantes de seres humanos, de los coyotes, que están haciendo su agosto en esta crisis de la frontera.

SPLC

Le han puesto a la cobertura, mucho corazón, muchas lágrimas, mucho hígado, pero poco cerebro y casi nada de sensatez.

Se han olvidado de poner en contexto los requisitos de las leyes de asilo político, que tienen que cumplir los peregrinos para quedarse en Estados Unidos.

Se han dedicado a acusar a este país de iniquidades de las que no es responsable.

Algunos han priorizado los intereses de los nacionales que les son afines para darles preferencia en su ingreso y estadía, y ejercer presión sobre los legisladores federales para que les otorguen prebendas especiales.

Perjudicados por la cobertura

Principalmente se han olvidado de dar cobertura a los abuelos que han estado en este país desde comienzos del siglo, creando empresas, comprando viviendas, pagando impuestos, y ahora viven el limbo del estatus de protección temporal, sin una ley que por fin los ajuste.

No se han acordado suficientemente de los dreamers regulares y los soñadores extendidos, que después de dos décadas y sinnúmero de proyectos no han sido legalizados y son usados como botín de juego de los políticos oportunistas.

No han conversado con los jornaleros agrícolas carentes de papeles, que han expuesto su humanidad al sol, las inclemencias del clima y los pesticidas para sembrar, cultivar, pizcar y recolectar los frutos, las legumbres, y los tubérculos que nos alimentan.

No han dialogado con las latinas de estatus irregular que despluman, descuartizan y empacan aves en las polleras y los hispanos que realizan tareas iguales en las procesadoras de carne de puerco.

No han contactado a los padres de hijos ciudadanos que han trabajado en la industria de construcción y se han roto el lomo edificando los rascacielos en las principales urbes del país y las autopistas que las conectan.

TPS Alliance

Derechos de piso

Todos ellos pueden experimentar la separación familiar, en cualquier momento, y no ser favorecidos con un pase de ingreso con servicios incluidos.

Aquí, en Estados Unidos hay comunidades que ya pagaron con creces sus derechos de piso para obtener la legalización, pero no se les ha preguntado sobre las consecuencias del desorden en la frontera, de la avalancha de las caminatas y lo que sienten sobre darle preferencia a los recién llegados sobre ellos.

Sellar la frontera

Biden tiene que sellar el borde fronterizo y ser firme en frenar el disfuncional éxodo hacia el norte.

Es la única solución para no permitir que los extremistas impongan las ignominiosas medidas de la administración de Donald Trump.

Y tal vez apuntarle a congresistas republicanos sobre los beneficios de la reforma y rezar por un milagro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *