Credit: Archivo

En la noche del lunes 5 de diciembre pasado se realizó la juramentación de la Junta de Comisionados del Condado de Mecklenburg, que incluyó la confirmación de la reelección para un tercer periodo de la comisionada de ancestros hispanos Susan Rodríguez-McDowell.

El hecho marcó la ausencia de cuatro años en el anfiteatro del Centro de Gobierno de Charlotte-Mecklenburg, del excomisionado Bill James, quien fue el político local más vocal en contra de los inmigrantes indocumentados hispanos y la comunidad latina.

22 años

James reinó en la Junta de Comisionados durante 22 años como el representante del Distrito 6, un área del sur del condado que ha incluido las porciones de las municipalidades de Mint Hill, Matthews y Pineville, el afluente vecindario de Ballantyne y el enclave de votantes latinos de Steele Creek, en territorio de la Ciudad de Charlotte.

James consiguió ser elegido comisionado en 11 periodos a la Junta del Condado de Mecklenburg.

Cuando fue elegido por primera vez a la junta condal, tenía 40 años y compitió sin oposición por el cargo el 5 de noviembre de 1996, obteniendo 30,938 votos.

Se hizo tan fuerte en su distrito que en las elecciones de 2016. 2014, 2010, 2008, 2006, 2004 y 2002 no tuvo contendor para los comicios de noviembre.

Solo en 2012, 2000 y 1998, tuvo retadores a los que venció cómodamente.

Derrotado en 2018

Pero, James fue derrotado inobjetablemente el martes 6 de noviembre de 2018, por Rodríguez-McDowell, cuando acababa de cumplir 62 años, el 2 de noviembre.

La dirigente, de ancestros puertorriqueños y cubanos obtuvo 37,728, sufragios, el 52 por ciento de la votación, en contraste con los 34,979 de James, el 48 por ciento.

James, un hombre blanco, conservador, republicano, hostil con las minorías y los inmigrantes, especialmente los “ilegales foráneos”, fue batido en los precintos electorales por una antípoda de lo que el representaba en la política local, una mujer con ancestros caribeños, inclusiva, demócrata, con compasión para los inmigrantes y los grupos minoritarios.

La rabieta

Tras su fracaso en las urnas, James fue protagonista de una rabieta, que evidenció que “respiraba por la herida”.

Envió a la administradora del condado Dena Diorio, un correo electrónico en el que comunicó que no asistiría a las dos sesiones que le restaban en la junta y le pidió que en caso de que le otorgaran la Orden del Avispón, la máxima condecoración condal, se la enviaran por correo.

No obstante, el propio James, presume de haber recibido el galardón en su propia página de Linkedin, pese a ser una costumbre entregarlo a todos los comisionados salientes.

Comentarios incendiarios

Durante su desempeño como comisionado se ha hizo famoso por lanzar comentarios incendiarios y derogatorios.

En un correo electrónico que se reveló en diciembre de 2004, James dijo; «La mayoría de la gente sabe por qué el CMS no puede enseñar a los niños de la comunidad negra urbana. Viven en una alcantarilla moral con padres que carecen del deseo de actuar correctamente».

En un correo en abril de 2005 afirmó que 45 por ciento de los homosexuales se comían las heces de otro varón.

El 4 de enero de 2005, junto con el excomisionado Jim Puckett, vencido en 2018, y el hoy congresista federal Dan Bishop, entonces comisionado, propuso un texto para una resolución que decía que los indocumentados estaban matando a estadounidenses.

“Los ciudadanos del condado de Mecklenburg están siendo asesinados por las imprudentes acciones de los inmigrantes ilegales», decía el documento.

Contra los indocumentados

Entre su récord de comentarios, posiciones y propuestas respecto a los indocumentados está:

  • Compararlos con prostitutas y narcotraficantes, en de abril de 2008, en una sesión de la Junta de Comisionados.
  • Proponer enviar cuentas de cobro a los países de donde procedían los estudiantes indocumentados por la instrucción que se les daba en el distrito escolar local, CMS, en agosto de 2012.
  • Plantear reportar a Inmigración a los padres que tenían hijos ciudadanos que recibían servicios sociales, en octubre de 2010.
  • Sugerir que agentes de ICE se presentaran en una audiencia pública de la junta condal con miembros de la comunidad para hablar sobre inmigración, en marzo de 2017.
  • Favorecer la deportación de estudiantes centroamericanos que llegaron a Charlotte durante la crisis humanitaria en la frontera, en 2014.
  • Proponer eliminar la política de la policía local de no preguntar el estatus de inmigración a la gente con que entran en contacto los oficiales del CMPD, en febrero de 2017.
  • Impulsar el programa de verificación de estatus migratorio E-Verify, en junio de 2008.
  • Estar a favor de deportar a los jóvenes beneficiados con DACA, en el verano de 2012.
  • Considerar a Charlotte una ciudad santuario, en febrero de 2017, para forzar a que la muncipalidad adoptara las políticas antiinmigrantes del expresidente Donald Trump.

La desaparición de James de la Junta de Comisionados de Charlotte, y la eliminación del programa de deportaciones 287g en 2018 han traído un margen de tranquilidad para la comunidad latina indocumentada de Charlotte. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *