EFE/EPA/DAVID ROWLAND

Sídney (Australia), 5 jul (EFE).- Nueva Zelanda no acudirá a una reunión sobre terrorismo organizada por Rusia y Birmania (Myanmar), que se celebrará el 20 y 21 de julio en Moscú, para evitar que su presencia se interprete como un apoyo a ambos regímenes que han sido condenados internacionalmente, confirmaron fuentes oficiales.

El subsecretario del Ministerio de Defensa de Nueva Zelanda, Michael Swain, dijo al portal de noticias neozelandés Newsroom que el Ejecutivo de Wellington ha decidido, siguiendo los pasos de Australia, no participar ni asistir a esta cita, declaró en una entrevista exclusiva publicada este martes.

“Hemos llegado a la conclusión de que los beneficios de asistir (a la cita internacional) para transmitir los puntos de vista de Nueva Zelanda se ven superados por los riesgos de que éstos sean presentados por Rusia y Myanmar como un apoyo”, explicó el alto representante del Ejecutivo de Wellington.

Nueva Zelanda y Australia han criticado de manera contundente tanto la invasión rusa a Ucrania iniciada a finales de febrero pasado, como el golpe de Estado militar perpetrado en Birmania en 2021.

El gobierno de la primera ministra neozelandesa, la laborista Jacinda Ardern, ha condenado en varias oportunidades la invasión ordenada por el presidente ruso, Vladimir Putin, así como ha impuesto una serie de sanciones contra individuos y empresas rusas, entre otras medidas, en línea con sus socios occidentales.

La última de ellas, es la prohibición del oro ruso, según un comunicado publicado la víspera en el portal oficial.

El gobierno de Ardern, que ha brindado ayuda militar no letal y humanitaria a Kiev, también apoya los esfuerzos legales para que se procesen ante la Corte Internacional de Justicia a los responsables de este conflicto.

Wellington también ha adoptado medidas contra Birmania desde el golpe de Estado militar perpetrado en febrero de 2021, que incluyen la suspensión de las relaciones bilaterales de alto nivel y los compromisos militares.

Además ha impuesto una serie de prohibiciones de viajes a individuos asociados a la sublevación militar que sumió al país en una profunda crisis política, social y económica.

Este golpe ha abierto una espiral de violencia con nuevas milicias civiles que han exacerbado la guerra de guerrillas que vive el país desde hace décadas, mientras que la brutal represión de las fuerzas armadas han causado la muerte de más de 2.000 manifestantes civiles y desarmados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.