Caracas, 1 dic (EFE).- El acompañamiento internacional para las elecciones legislativas del domingo en Venezuela se refuerza a partir de hoy con la presencia del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, una jornada en la que el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, pidió reunirse con “todos” los observadores.

El político español, que junto al expresidente de Panamá Martín Torrijos y al senador colombiano Horacio Serpa, fue invitado a participar como acompañante de las legislativas por el Poder Electoral venezolano, se suma así a la misión observadora de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Tras su llegada, que se produce a solo cinco días de los comicios y a tres del final de la campaña electoral, Zapatero se comprometió a realizar su tarea de observador con responsabilidad y “prudencia”.

Se trata de unas elecciones que los contendientes han elevado en sus niveles de importancia pues la oposición espera poder arrebatar al oficialismo su mayoría parlamentaria para impulsar un cambio de Gobierno, mientras el chavismo promete mantener ese bastión de poder para fortalecer la “revolución bolivariana”.

“Vengo hacer una tarea con sentido de la responsabilidad, con prudencia, para ayudar a la democracia y para ayudar a Venezuela con respeto a la soberanía del país”, dijo Zapatero al arribar al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Caracas.

Dijo que durante su visita, de más de una semana, cumplirá con la agenda propuesta por su anfitrión, el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), y aunque por el momento no ha recibido ninguna invitación, no descartó reunirse con el presidente venezolano.

Maduro, por su parte, dijo hoy que quiere reunirse y dar la mano a todos los acompañantes internacionales y señaló que este encuentro podría ser el viernes o el sábado próximos.

Advirtió, sin embargo, que “si alguien abusa de la vida interna de Venezuela y el Poder Electoral dictamina que debe ser expulsado del país”, así lo hará, “sea quien sea, tenga el apellido que tenga”.

El presidente también aludió a las declaraciones del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, quien se pronunció hoy a favor de unos comicios en paz en Venezuela.

Maduro recordó que el líder del Partido Popular está ya “de salida” en alusión a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 20 de diciembre en España.

“Por ahí salió Rajoy otra vez. Estás de partida, Rajoy, chao, no vas a ganar ni un voto atacando a Venezuela”, dijo Maduro.

Rajoy y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, pidieron hoy unas “elecciones libres, transparentes y en paz” en Venezuela, y llamaron a los demócratas a unirse a su petición ante las legislativas del domingo.

Mientras, el coordinador general de la misión de la Unasur, el boliviano José Luis Exeni, señaló que en primer lugar esta comisión insistirá en que la elección sea “pacífica, tranquila, ordenada” y “sin violencia”.

“Y segundo, tenemos todos que asumir que los resultados van a ser respetados, porque esa es la garantía de que la ciudadanía tenga plena certeza de que su voluntad expresada en las urnas va a ser aceptada”, dijo Exeni.

Por su parte, el jefe de la misión electoral de la Unasur en Venezuela, el expresidente dominicano Leonel Fernández, garantizó la imparcialidad del organismo en las elecciones del domingo y recordó a las partes involucradas que en la política y la vida “no hay victorias permanentes ni derrotas definitivas”.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dijo hoy que espera la llegada de otros siete expresidentes y varios parlamentarios internacionales, aunque señaló que estas visitas están aún en trámite pues el CNE solo permite diez observadores por cada organización.

Estas declaraciones se producen en la misma jornada en la que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pide a Venezuela que tome medidas para poner fin a la escalada de violencia y al hostigamiento contra algunos sectores políticos para que las elecciones se celebren con libertad y seguridad.

El Gobierno venezolano manifestó su rechazó a esta denuncia del CIDH por considerarla “arbitraria y maliciosa”, y señaló que “no es coincidencia” que este exhorto se haga en vísperas de las elecciones legislativas.

En esta jornada, el dirigente opositor preso Leopoldo López, condenado en primera instancia a casi catorce años de prisión, exigió ejercer su derecho al voto, y su defensa aseguró que el dirigente “no se encuentra inhabilitado políticamente” al no haber aún una sentencia “definitivamente firme”.