Buenos Aires, 22 jul (EFE).- Un centenar de vuelos de Aerolíneas Argentinas, cancelados y reprogramados en los últimos cuatro días, provocaron un caos en el Aeroparque porteño Jorge Newbery, que la compañía adjudicó hoy a una suma de factores debido al receso invernal que comenzó esta semana en el país suramericano.

La compañía dirigida por el kirchnerista Mariano Recalde informó hoy en un comunicado que “la ocupación de sus vuelos llegó al ciento por ciento en los primeros días y han viajado efectivamente, desde el comienzo del receso invernal, la cantidad récord de 35.000 pasajeros diarios, cuando el promedio habitual es de 25.000”.

“La meteorología desfavorable en destinos argentinos como Bariloche, Chapelco e Iguazú, sumada a la necesidad de realizar tareas de mantenimiento en algunas aeronaves, dieron lugar a inconvenientes en la operación”, argumentaron desde Aerolíneas Argentinas.

Además, sostuvieron que no fue posible reprogramar “varios vuelos” debido a la plena ocupación de los servicios “que hizo imposible la reubicación inmediata de los pasajeros en vuelos propios o de otras compañías”.

Desde el lunes pasado, en Argentina comenzaron las vacaciones del invierno austral, lo que provoca un mayor movimiento turístico en el país.

“A esto se le sumaron las repercusiones de conflictos gremiales con los controladores aéreos y un quite de colaboración de los pilotos de Austral, ocasionados precisamente en la semana de inicio de las vacaciones de invierno”, añade el comunicado.

Sin embargo, desde la Federación Argentina del Personal Aeronáutico señalaron en un comunicado que “ninguno de los gremios que componen la federación realizaron ni realizan un conflicto gremial que sea causante de las complicaciones que sufrieron los usuarios”.

“Ante el caos generalizado hemos puesto lo mejor, convocando a nuestros representados de franco y de otros sectores a concurrir a Aeroparque a colaborar para tratar de minimizar los problemas”, agregó la entidad sindical.