Lima, 22 oct (EFE).- El primer vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, pidió hoy una tregua de 45 días a las comunidades de la provincia de Cotabambas, en la región andina de Apurímac, que protestan contra el uso que hace la mina de cobre Las Bambas de una carretera, informaron hoy medios locales.

“Yo soy sincero, no voy a poder trabajar con un equipo sin todos los ministerios, los técnicos, si es que siguen las medidas de fuerza; lo único que pido de ustedes son dos cosas: que levanten la medida de fuerza y que me den 45 días, pasan rápido, ustedes tienen 12 años con este problema”, afirmó Vizcarra a los comuneros.

Vizcarra, quien también es ministro de Transportes y Comunicaciones, visitó hoy la localidad de Quehuire, en Cotabambas, al frente de una comisión que también está integrada por los ministros de Justicia, Marisol Pérez Tello, y de Agricultura, José Manuel Hernández.

Al llegar a la zona, el vicepresidente declaró a la emisora RPP Noticias que llevaba “un mensaje de trabajo en equipo y armonía que busca el progreso y desarrollo de la población.”

“Estamos del lado de la población”, enfatizó antes de señalar que tienen “la mejor voluntad y apertura para tener un diálogo transparente.”

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) indicó, previamente, en un comunicado publicado en español y en quechua, que a partir de este diálogo se tomarán “las medidas que sean necesarias” para solucionar el conflicto, que esta semana dejó un comunero muerto en un enfrentamiento con policías.

El Gobierno expresó sus condolencias a los familiares de Quintino Cereceda, muerto en el enfrentamiento con policías que intentaban despejar una carretera bloqueada por comuneros.

“En nuestro país, todas las vidas son importantes. Hemos sufrido, una vez más, una pérdida en medio de un conflicto social. El gobierno expresa sus condolencias a los familiares de Quintino Cereceda”, remarcó la PCM.

Las Bambas es una mina de cobre de gran envergadura, ubicada a más de 4.000 metros de altura entre las provincias de Cotabambas y Grau, que se espera que sea una de las más importantes a nivel mundial, en términos de producción.

Tiene reservas minerales de 7,2 millones de toneladas de cobre y recursos minerales de 12,6 millones, por lo que se estima que en los cinco primeros años producirá más de 2 millones de toneladas de cobre en concentrado.

La mina, que entró en operaciones el año pasado, es operada por un consorcio conformado por la australiana Minerals and Metals Group (MMG), subsidaria de China Minmetals, en calidad de operadora, además de una subsidiaria propiedad de Guoxin International Investment y CITIC Metal.