Montevideo, 3 ago (EFE).- Uruguay abrirá una embajada en Etiopía, donde también se encuentra la sede de la Unión Africana (UA), con el objetivo de facilitar «el trabajo de relación» con todos los países del continente, confirmó hoy en Montevideo el ministro de Relaciones Exteriores del país suramericano, Rodolfo Nin Novoa.

«Es una importancia estratégica. Uruguay tiene solo tres embajadas en el continente: Sudáfrica, Angola y Egipto. Son muy dinámicas pero no alcanzan para atender todo un continente enorme como ese y con muchas posibilidades. África (…) crece y, por lo tanto, las oportunidades comerciales se pueden mejorar», destacó.

Además, el canciller también dijo que el Gobierno uruguayo se plantea trasladar su embajada en Malasia a Tailandia.

«En Malasia prácticamente no tenemos actividad comercial. En Tailandia sí. Ahí tenemos una vinculación con la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, por sus siglas en inglés), que es muy importante (…) y que también es una zona en crecimiento con la cual el Uruguay pretende relacionarse comercialmente», aseveró.

Se prevé que la embajada uruguaya en Etiopía se sitúe en Adís Abeba, capital de ese país y donde también se ubica la sede de la UA, y se estudia la posibilidad de que el edificio donde se instale se comparta con las representaciones diplomáticas de Paraguay y Chile en el país africano.

Nin Novoa señaló que las embajadas que Uruguay mantiene abiertas en África «cuestan dinero» pero valoró que «a la larga la relación costo beneficio va a ser favorable» para el país suramericano.

«La idea que tenemos es abrir una embajada en Adís Abeba, capital de Etiopía y sede de la Unión Africana, que es como la Unión Europea de África y en donde los 53 países de África tienen una representación diplomática, con lo cual facilitamos el trabajo de relación con todos los países de África», destacó.

El canciller hizo estas declaraciones en la apertura de una muestra fotográfica centrada en el Paisaje Industrial del Frigorífico Anglo de la ciudad de Fray Bentos (oeste), nombrado recientemente Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en la que también participaron la ministra de Turismo, Liliam Kechichián, y la de Educación, María Julia Muñoz.