Cali (Colombia), 21 abr (EFE).- El expresidente colombiano Álvaro Uribe insistió hoy en su propuesta al Gobierno de su sucesor, Juan Manuel Santos, de que suspenda las negociaciones con las FARC en Cuba de manera temporal.

Uribe, que fue presidente de 2002 a 2010 y es un fuerte crítico de las negociaciones de paz que el Gobierno y las FARC celebran desde noviembre de 2012, se refirió al tema en Cali, en el suroeste del país, donde hoy visitó a algunos de los militares heridos en el ataque guerrillero de la semana pasada que dejó además 11 miembros del Ejército muertos.

«Mientras no se dé ese cese de actividades criminales por parte de las FARC con concentración en un sitio y que sea verificable, por favor suspendan el avance del diálogo hasta que se dé esa condición, sin levantar la mesa», instó Uribe, ahora senador del partido de derechas Centro Democrático.

El expresidente dio las declaraciones en la Clínica Valle del Lili, donde se encuentra ingresado el cabo primero Wilder Camilo Aguilar Sánchez, con diagnóstico de muerte encefálica, según los médicos.

La esposa del militar, Carolina Ávila, le había pedido a Uribe por medio de Twitter que acompañara también a las familias de los militares heridos, así como lo hizo el pasado viernes al asistir en El Carmen de Bolívar, en el norte del país, al funeral de uno de los soldados fallecidos en el ataque por petición del padre de la víctima.

Sobre la salud del cabo Aguilar, Uribe afirmó que el militar «se encuentra en una situación difícil» pero que la familia está «muy agradecida con la clínica y con el Ejército por el esfuerzo científico y humano».