Asunción, 26 ago (EFE).- Al menos 30 personas resultaron heridas por impacto de balines de goma durante un choque con la policía, que se produjo al finalizar una protesta convocada hoy por varias centrales sindicales, dijo a Efe Eduardo Arce, dirigente del Partido de los Trabajadores de Paraguay presente en la manifestación.

Los disturbios iniciaron cuando cerca de medio millar de trabajadores alcanzaron la sede del Ministerio de Trabajo de Paraguay, en el centro de Asunción, y gritaron consignas pidiendo la dimisión del titular de esta cartera, Guillermo Sosa.

En ese momento, los policías antidisturbios reprimieron a los manifestantes utilizando porras y disparando balines de goma “de forma indiscriminada”, según Arce.

Por su parte, el comisario Hermógenes García de la Comisaría Tercera de Asunción declaró a los medios locales que “los dirigentes sindicales atropellaron la barrera” que rodea el Ministerio de Trabajo e “intentaron ingresar de forma violenta a la sede”.

Como resultado del enfrentamiento, cerca de una treintena de manifestantes resultaron heridos en la espalda por el impacto de balines, mientras que algunos presentaban contusiones por haber recibido patadas o golpes con las porras, explicó Arce.

El choque afectó además a los chóferes de la línea 49 de autobuses del Gran Asunción, once de los cuales protestan crucificados desde hace casi 60 días bajo una carpa junto al Ministerio de Trabajo por el despido de 51 trabajadores y la falta de reconocimiento de su sindicato.

Esta falta de legitimación a las agrupaciones de trabajadores, unida a los despidos de dirigentes sindicales y la represión policial de las protestas “forman parte de una campaña del Gobierno para eliminar la oposición de los trabajadores a sus políticas económicas”, declaró Arce.

El periodista denunció además la “criminalización de las luchas sociales y sindicales”, que se hace notar en la “imputación” a dirigentes de trabajadores por participar en huelgas o manifestaciones.

Esta serie de denuncias motivaron la convocatoria de manifestación de las centrales sindicales de este miércoles, que reunió a cerca de un millar de personas bajo una intensa lluvia, la mitad de las cuales terminaron la protesta frente al Ministerio de Trabajo, según Arce.