Caacupé (Paraguay), 11 jul (EFE).- Una marea humana despidió al papa de Caacupé, capital mariana de Paraguay, donde Francisco ofició hoy una misa multitudinaria, en el segundo día de su estancia en el país suramericano, al que llegó el viernes procedente de Bolivia.

Francisco, quien tuvo palabras de elogio para la Virgen de Caacupé durante su homilía, regresó en coche privado a Asunción, a unos 55 kilómetros de distancia.

Durante la ceremonia se anunció que el santuario fue ascendido por el Vaticano a la categoría de basílica menor, lo que provocó el júbilo entre los presentes.

A su regreso a Asunción, el papa estará en un polideportivo para hablar ante representantes de la sociedad civil.

Al terminar ese evento acudirá a la Catedral para celebrar un acto religioso y rezar las Vísperas con miles de personas.

Su visita a Paraguay finaliza el domingo con una masiva misa en el parque Ñu Guasú, con lo que cerrará la gira que lo llevó también a Ecuador y Bolivia.

El viernes, durante su primera jornada en Paraguay, se entrevistó con Cartes y dio un discurso en el Palacio presidencial de López.

Francisco es el segundo papa que visita Paraguay, país de mayoría católica, tras el viaje que Juan Pablo II efectuó en 1988.