Buenos Aires, 16 jul (EFE).- Un tribunal de Argentina apartó hoy al juez Claudio Bonadio de la causa en la que se investigan presuntas irregularidades administrativas en una empresa que gestiona un hotel del lujo del que es accionista la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Según informó el Centro de Información Judicial, la sala I de la Cámara Federal de Buenos Aires apartó «por mayoría» a Bonadio de la causa Hotesur, la firma gestora del lujoso hotel Alto Calafate, situado en la Patagonia y del cual Fernández es accionista.

El tribunal tomó esa decisión a partir de un pedido realizado por la defensa de Romina Mercado, presidenta y directora titular del directorio de Hotesur, hija de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y sobrina de Cristina Fernández.

Bonadio investigaba supuestas anomalías administrativas en Hotesur a partir de una denuncia presentada por la legisladora opositora Margarita Stolbizer.

La diputada y también precandidata presidencial asegura que el Hotel Alto Calafate, un establecimiento de lujo situado en la villa turística de El Calafate (sur), podría ser un alojamiento «fantasma» usado en su momento por el matrimonio Kirchner para presuntamente hacer negocios irregulares junto al empresario Lázaro Báez.

Bonadio había ordenado el pasado lunes la ejecución de varias medidas de prueba en la provincia de Santa Cruz, entre ellas el allanamiento de una inmobiliaria del hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, en la capital provincial, Río Gallegos, mientras la jefa de Estado se encontraba en esa ciudad.

Los operativos ordenados por el juez desataron un escándalo político porque se ejecutaron a través de efectivos de la Policía Metropolitana de Buenos Aires, gobernada por el opositor Mauricio Macri, quien competirá en las primarias de agosto con vistas a las presidenciales de octubre.

La polémica se produce en vísperas de las elecciones de Buenos Aires, el próximo domingo, en las que el candidato conservador Horacio Rodríguez Larreta, mano derecha de Macri, parte como favorito frente al exministro Martin Lousteau, tras la derrota del aspirante oficialista en la primera vuelta electoral.

Además, en dos semanas, los argentinos volverán a las urnas para las elecciones primarias, una suerte de ensayo de las presidenciales de octubre, en las que se medirán las fuerzas de los dos candidatos con mayores posibilidades: Macri y el oficialista Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires.