Lima, 24 abr (EFE).- Las siamesas que nacieron el jueves en un hospital de la ciudad peruana de Trujillo, a 570 kilómetros al norte de Lima, fueron trasladadas hoy a la capital y se encuentran estables, mientras se evalúa si es posible operarlas, informaron hoy fuentes médicas.

Las bebés, que están unidas por el tórax y el abdomen, nacieron en el hospital Belén de Trujillo, a las 35 semanas de gestación y presentaron un peso de 2,4 kilos y 2,2 kilos.

La madre tiene 18 años y viajó a Trujillo desde la provincia de Santiago de Chuco para dar a luz.

Las recién nacidas, que comparten el hígado y tenían un único cordón umbilical, fueron trasladadas durante la madrugada de hoy a Lima para ser internadas en el Instituto de Salud del Niño.

Los médicos de ese centro hospitalario indicaron a los periodistas que hoy realizarán una junta médica que evaluará la posibilidad de someterlas a una cirugía de separación.

Por lo pronto, las pequeñas han sido conectadas a una máquina que facilita su respiración y su atención es cubierta por el Seguro Integral de Salud (SIS) del Estado peruano.

El caso de las dos pequeñas coincidió hoy con la celebración de los dos años de la exitosa operación de separación de las siamesas Shadya y Shandell, que se realizó en el Hospital Nacional Guillermo Almenara Yrigoyen del Seguro Social de Salud (EsSalud), según informó ese organismo.

Essalud indicó que las niñas «se encuentran en buen estado de salud y desarrollan una vida normal» a pesar de que fueron sometidas durante nueve horas a una operación de alta complejidad, ya que compartían el hígado.