Buenos Aires, 9 jun (EFE).- Los transportistas de combustible de Argentina comenzaron hoy un paro nacional de dos días en reclamo de mejoras salariales y para pedir la eliminación del impuesto a las ganancias, que consideran un “robo” para el 95 % de los camioneros.

“El presidente hizo campaña de que lo iba a eliminar (el impuesto a las ganancias) y lo único que eliminó fue las retenciones a la gente del campo y a los mineros”, denunció el titular del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, en declaraciones a radio La Red.

Además, reveló que la huelga “puede” provocar falta de combustible en el país y seguramente, durante los próximos días, se extienda al resto de actividades del sector, como el transporte de caudales o la recolección de residuos.

Los trabajadores reclaman un aumento de sueldo del 42 % y la eliminación de un impuesto “injusto”, ya que se trata de una “locura” que les “quita” entre 5.000 (unos 354 dólares) y 17.000 pesos (1.200 dólares) del salario.

“Son trabajadores que no tienen cuentas en Panamá” sino que “hacen más kilómetros dejando a su familia lejos” para “llevarse un mango (peso) más” y el Estado se lo “quita”.

El presidente del gremio de camioneros pidió más “sensibilidad” y “rapidez” al Ejecutivo argentino para solucionar esta situación, ya que, añadió, además de que aumentó la luz, los impuestos, los alimentos y la inflación, “te sacan parte de tu sueldo”.

Asimismo, aseguró que durante los seis meses de Gobierno del presidente Mauricio Macri, se ha perjudicado a los “más humildes” y no a los grandes grupos económicos, que son los que “más han ganado”.