Brasilia, 6 jun (EFE).- El presidente interino de Brasil, Michel Temer, determinó hoy que al menos un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) esté siempre disponible para ayudar en el traslado de órganos destinados a trasplantes.

“Para nuestra tristeza cívica, comprobamos que no había aviones de la FAB para transportar ese material”, dijo Temer en alusión a informaciones publicadas este fin de semana por la prensa local, en las cuales constaba que entre 2013 y 2015, por falta de aviones del Estado, no se pudo cumplir con el traslado de 153 órganos.

Según la información publicada por el diario O Globo, la FAB no pudo transportar esos órganos alegando falta de aviones disponibles mientras que en el mismo período realizó 716 vuelos para autoridades de los tres poderes de la República.

Temer explicó que su decisión será volcada en un decreto que será publicado este martes y determinará que “la Aeronáutica mantenga un avión permanentemente en el suelo y a disposición de cualquier llamado para el transporte de órganos o para transportar a un paciente hacia donde esté el órgano o tejido”.

Según Temer, esa decisión tiene una “relevancia extraordinaria” y “lleva en cuenta que salud es vida”.

En opinión del presidente interino, los números revelados por O Globo en relación a los traslados de órganos no realizados “eran significativos y preocupantes” y, tras comprobarse su veracidad, el Gobierno decidió intentar remediar esa situación.

De acuerdo a datos de la Asociación Brasileña de Trasplantes de Órganos (ABTO), el año pasado seis personas murieron cada día por falta de un trasplante y cerca de 32.000 pacientes aún aguardan en listas de espera.