Buenos Aires, 25 feb (EFE).- Uno de los tres enfermeros imputados en la causa en la que se investiga el robo de un anillo de valor sentimental del fallecido expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999) se encuentra en estado de rebeldía de la Justicia, según explicó el abogado querellante.

El abogado Diego Storto dijo a Efe que un familiar del enfermero aportó datos que indican que «el anillo estuvo en poder del enfermero».

La Justicia quiso citarlo a declarar, pero el enfermero se encuentra en rebeldía desde hace diez días, dijo Storto.

«El enfermo todavía no pudo ser notificado de la citación de la indagatoria y se encuentra en rebeldía hasta que la policía lo pueda encontrar y notificar», dijo Storto.

Según explicó el abogado, el familiar del enfermero es un personal policial que le notificó a su jefe que un primo suyo, que es enfermero y que había sido uno de los tres que había asistido a Menem, había mandado un mensaje de chat que decía que había tenido en su poder el anillo del expresidente.

Este enfermero que se encuentra en rebeldía es una de las tres personas que cuidaron a Menem que quedaron imputadas por la Fiscalía, al entender el Ministerio Público que sus declaraciones fueron incoherentes, respecto de su lugar de residencia y sobre dónde vieron el anillo.

Los tres enfermeros, que cuidaron de Menem durante un tiempo en el que el fallecido estuvo en su casa antes de que requiriera su último ingreso hospitalario, tendrán que afrontar una declaración indagatoria, dijo Storto.

EL HURTO

La familia de Menem denunció que, mientras el político se encontraba convaleciente en el hospital en el que falleció el 14 de febrero último, a los 90 años, alguien robó de su propio domicilio el anillo que el peronista portaba desde hace décadas.

Storto presentó una denuncia por hurto y se presentó como querellante en la causa junto a Zulemita, la hija del exmandatario.

En tanto, los querellantes ofrecen una recompensa a quien pueda tener información sobre el anillo.

La investigación apunta a que el anillo sustraído, una pieza de oro con una piedra de ónix con los nombres grabados de sus cuatro hijos, que es una réplica del que Menem había extraviado en 1989, habría ocurrido en diciembre pasado en su domicilio del barrio de Belgrano de Buenos Aires, mientras estaba internado en el Sanatorio Los Arcos.

El veterano político, que era senador desde 2005 y arrastraba fuertes achaques de salud desde hace tiempo, guardaba mucho cariño al anillo, porque se lo había regalado su padre respetando una tradición familiar árabe, ya que Menem era hijo de inmigrantes sirios.

En las imágenes del político durante su Presidencia y después era habitual verlo con la joya, que era una réplica realizada tras la pérdida del original.

La familia se dio cuenta de la desaparición del anillo después de que Menem pidiera, cuando estaba internado, que le llevaran sus anteojos, ya que quería ver un partido de fútbol.

Es así que cuando le acercaron los estuches con los anteojos desde su domicilio, notaron que la joya no estaba, ya que la solía guardar en su interior.

Además de los enfermeros imputados habían declarado ya en la fiscalía de la capital argentina un total de quince personas entre enfermeros, asistentes y empleados del expresidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *