Brasilia, 9 may (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pidió hoy “cautela” ante la decisión que suspende el trámite en la Cámara Baja del proceso que le puede costar el cargo, pues todavía desconoce “las consecuencias” que eso pudiera tener.

“Sé que un recurso (contra el proceso) fue aceptado”, y “no puedo fingir que no estoy sabiendo”, declaró la mandataria en un acto con cientos de estudiantes y profesores, a los que le “pidió cautela”, porque “vivimos una coyuntura de mañas y artimañas”.