Asunción, 13 jul (EFE).- El presidente paraguayo, Horacio Cartes, condenó hoy el asesinato de dos policías en el norte del país, después de que su Gobierno apuntara a la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) como presunta autora.

«Condenamos enérgicamente, el criminal ataque que cegó la vida de los suboficiales Adalberto Candia y Egidio Chávez. Condolencias a sus familiares», dijo Cartes en su cuenta oficial Twitter.

Las víctimas iban el domingo a bordo de una patrullera por un camino vecinal cerca de la ciudad de Capitán Bado, fronteriza con Brasil, cuando fueron emboscados por unas ocho personas, según el Ministerio de Interior.

Luego les obligaron a bajar del vehículo y les dispararon a corta distancia, según declaró hoy el ministro del Interior, Francisco de Vargas.

Posteriormente se encontró a unos 200 metros de ese lugar un campamento camuflado por la vegetación y con trampas explosivas que fueron desactivadas por artificieros, las cuales estaban preparadas para ser activadas y detonadas al paso de personas.

De Vargas dijo que ese procedimiento apunta a la guerrilla EPP como presunta autora del asesinato, aunque no lo confirmó.

En el lugar donde yacían los cuerpos de los policías se hallaron unos 50 casquillos de bala, mientras que el vehículo se encontraba parcialmente calcinado.

El ministro explicó que el cuerpo de uno de los policías asesinados fue hallado con los dedos entrelazados y las manos sobre la cabeza, lo que muestra que se trató de una «ejecución cobarde».

«Una vez más recurrieron al factor sorpresa, porque sorprendieron a los efectivos policiales y les dieron muerte, porque los ejecutaron», dijo el ministro en una rueda de prensa.

El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008.