Santiago de Chile, 12 oct (EFE).- La presidenta Michelle Bachelet, que hoy despidió a la primera expedición científica a Islas Desventuradas, situadas a unos 900 kilómetros al oeste del continente chileno, afirmó que esta iniciativa “es parte del acuerdo de su país con el medioambiente”.

“Esta expedición forma parte del compromiso que hemos asumido con la comunidad internacional, en el sentido de proteger nuestros océanos, no con palabras, si no con acciones concretas”, señaló la jefa de Estado, que en la ceremonia estuvo acompañada por el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier; y de Defensa en funciones, Paulina Vodanovic .

Islas Desventuradas es el nombre por el cual se conoce a un archipiélago que se levanta en el océano Pacífico; el islote González, la roca Catedral y las islas San Ambrosio y San Félix. Estas dos últimas son temporalmente habitadas por isleños de Robinson Crusoe.

La presidenta dijo que de esta forma Chile avanza en enseñarles a las futuras generaciones la protección del medioambiente y que los profesionales que viajan al lugar proporcionarán información científica y, además, pondrán en marcha sistemas de monitoreo que contribuyan a combatir la pesca ilegal.

Esta es la primera expedición a la zona que se desarrolla en el marco del Programa de Investigación Científica Marina en Áreas Remotas (CIMAR), del Comité Oceanográfico Nacional, con el apoyo de la Armada de Chile.

Los cerca de 30 científicos que viajarán en el buque de investigación Cabo de Hornos, pertenecen a las universidades Católica del Norte, Católica de Valparaíso, de Concepción y Andrés Bello.

El objetivo de este crucero es conocer las características bio-oceanográficas y meteorológicas entre el continente americano y las islas San Félix, San Ambrosio y el grupo de islotes de Juan Fernández.

Asimismo, conocer la biodiversidad, circulación, morfología y geología del fondo marino en los alrededores de las islas y montes submarinos ubicados en la zona económica exclusiva, todo esto con el propósito de contar con información actualizada del llamado Parque Marino Nazca-Desventuradas.

Bachelet recordó que “en agosto del 2016 firmamos el decreto que crea este Parque de más de 300 mil kilómetros cuadrados de extensión, el área marina protegida más grande del Pacífico Sudeste”.

Dijo que este nuevo parque marino es un área de una enorme riqueza biológica, con altos niveles de endemismo, es decir, que el 72 % de las especies de peces es exclusivo de esas islas.

Durante un mes, la nave realizará 45 estaciones de muestreo durante su trayecto, la primera de las cuales se realizará frente a la costa de Caldera, a 873 kilómetros al norte de Santiago.

En cada una de ellas se introducirán en el mar una serie de sensores que medirán, por ejemplo, las características de la columna de agua, la presencia de gases de efecto invernadero y la diversidad y distribución del plancton.

En once ocasiones el trabajo será complementado con el uso de un robot submarino de Oceana que puede trabajar a profundidades de hasta 600 metros y transmite en directo su señal de vídeo.