Buenos Aires, 16 jul (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, promulgó hoy la nueva ley para que algunos beneficios sociales, entre ellos la asignación por hijos, sea ajustado periódicamente por un coeficiente ligado a la evolución de los salarios.

La mandataria promulgó la norma, aprobada este miércoles por el Parlamento, mediante un decreto que firmó en el acto de inauguración de una nueva edición de la feria de ciencia y tecnología Tecnópolis, transmitido por cadena nacional.

En su discurso, Fernández aseguró que las «políticas sociales de inclusión» no solo impactan en los sectores «más vulnerables» de la población sino en el crecimiento de la actividad económica del país.

La nueva norma de «movilidad», similar al que ya rige para ajustar las jubilaciones, abarca a la asignación universal por hijos, la ayuda para mujeres embarazadas y las asignaciones familiares de los trabajadores en relación de dependencia.

Con la nueva ley, el monto de esas ayudas sociales será actualizado dos veces al año con el mismo índice que se aplica para el ajuste de las jubilaciones.

Las asignaciones sujetas a este proyecto actualmente benefician a 3,6 millones de niños, 70.000 embarazadas y 2 millones de familias de trabajadores en relación de dependencia.

Para acceder en Argentina a la asignación universal por hijo es necesario que los menores de 18 años cumplan con el calendario de vacunación y estén escolarizados en instituciones públicas.