Lima, 23 abr (EFE).- Los jefes policiales de 22 de los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) comenzaron hoy a analizar en la ciudad peruana de Trujillo las formas de fortalecer la cooperación en el hemisferio para combatir la violencia y la criminalidad.

Durante la II Reunión del Grupo de Trabajo Técnico Subsidiario Sobre Gestión de la Policía se discutirá también sobre la gestión y el bienestar policial, las transformaciones sociales y nuevas tendencias de la violencia y la criminalidad en América, así como del rol de acercamiento con la comunidad y prevención del delito, informaron a Efe los organizadores de la cita.

La reunión fue inaugurada hoy por el viceministro peruano de Orden Interno del Ministerio del Interior, Mauro Medina, y contó también con la participación de la directora del Departamento de Seguridad Pública de la OEA, Paulina Duarte, así como observadores de España y Francia y representantes de la Cruz Roja Internacional.

«Cada vez es más evidente que la seguridad de un país depende de la seguridad de otros países, por ello es necesario intercambiar experiencias e iniciar acciones conjuntas para hacer frente a actos delictivos comunes a nuestros países», afirmó Medina durante su discurso.

Agregó que, por ese motivo, el objetivo de este encuentro es «fortalecer las capacidades de las Policías de los países americanos para prevenir y combatir la delincuencia, la violencia y la inseguridad en la región.»

Medina consideró que para Perú y los países participantes será «muy positiva» la puesta en práctica de una Red Interamericana de Desarrollo y Profesionalización de la Policía, un proyecto que cuenta con el apoyo de todos los países de la OEA.

Esa red permitirá «llevar adelante programas de becas, intercambios, formación y capacitación de acuerdo con los más altos estándares internacionales», acotó.

Paulina Duarte afirmó, por su parte, que el crimen organizado sigue siendo uno de los principales desafíos para la región y que la delincuencia y la violencia cada vez presentan escenarios más sofisticados, complejos y en permanente evaluación.

Comentó que las instituciones policiales «ahora no sólo enfrentan nuevos desafíos de seguridad, sino también las demandas de la ciudadanía, que exige fuerzas policiales mejor preparadas, más transparentes, más próximas y más comprometidas con su comunidad.»

El jefe de Estado Mayor de la Policía Nacional de Perú, Vicente Romero, declaró a Efe que el encuentro es «histórico» y dijo que los organizadores esperan «lograr al final un intercambio recíproco fluido y una cooperación efectiva».

«Hay una colaboración, esta se da, pero no tal vez con la rigurosidad y fluidez que a veces uno necesita ante la globalización de la violencia y el crimen», indicó.

Los delincuentes «pasan las fronteras y sin embargo las policías a veces tenemos ciertas limitaciones de origen legal o administrativa», sostuvo Romero.

Manifestó que otro de los problemas que afrontan los policías es que mientras tramitan una autorización o tratan de acceder a una nueva tecnología, el crimen organizado puede adquirir todo de inmediato.

«Esos son temas que queremos viabilizar, desburocratizar» remarcó antes de indicar que la intención de la cita es que pueda «generarse una norma interamericana que sea más rápida».

La II Reunión del Grupo de Trabajo Técnico Subsidiario Sobre Gestión de la Policía, que culmina mañana, es un encuentro previo a la V Reunión de Ministros de Estado en Materia de Seguridad Pública de las Américas (MISPA V), que se celebrará en noviembre en la ciudad de Arequipa, en el sur de Perú.