Puerto Williams (Chile), 8 ene (EFE).- El presidente Sebastián Piñera condecoró hoy a bordo de un buque de la Marina chilena a 30 veteranos que en 1978 fueron movilizados en un conflicto con Argentina por el austral Canal Beagle, que fue evitado a última hora por la mediación del papa Juan Pablo II.

Navegando por el Canal Beagle a bordo del OPV Piloto Pardo para detenerse alrededor del islote Snipe, el mandatario entregó medallas conmemorativas a 30 veteranos, diez del Ejercito de Chile, otros tantos de la Armada y una decena de la Fuerza Aérea, que tuvieron participación en ese momento de la historia.

“Es muy emocionante, y yo sé que lo es para todos los que estamos a bordo de este buque participar en esta ceremonia simple pero tan significativa, porque Chile y los chilenos le debemos mucho y tenemos una deuda de gratitud con nuestros soldados, con nuestros marinos y con nuestros aviadores”, señaló Piñera en un discurso.

Recordó que “hace 40 años y en la víspera de Navidad estuvieron dispuestos a entregar lo mejor de si mismo, con patriotismo, con coraje y con valentía defender nuestra patria, nuestra soberanía y nuestra integridad territorial. Supieron cumplir con su deber”, enfatizó

El denominado conflicto del Beagle se desarrolló en torno a la soberanía de las islas Picton, Nueva y Lennox, ubicadas al sur del Canal Beagle y al Este de la Isla Navarino.

La disputa, que también incluyó los espacios marítimos adyacentes de una estratégica zona ubicada entre los océanos Atlántico y Pacífico, estuvo a punto de acabar en una guerra cuando el 22 de diciembre de 1978 el Ejército argentino amenazó con ocupar las tres islas en conflicto.

A pocos días de la Navidad de aquel año, cuando el conflicto armado parecía inevitable, el Papa Juan Pablo II, tras una solicitud de Chile y Argentina,inició un proceso de mediación entre ambos países y designó como su representante al cardenal italiano Antonio Samoré, quien llevó a cabo las conversaciones entre Santiago y Buenos Aires.

Se logró un acuerdo pacífico, conocido como el Acta de Montevideo, firmado el 8 de enero de 1979 en la Montevideo por los cancilleres de Argentina, Carlos Washington Pastor, y de Chile, Hernán Cubillos.

Como resultado de esta mediación, el 29 de noviembre de 1984 Chile y Argentina firmaron en el Vaticano el “Tratado de Paz y Amistad”, representados por sus ministros de Relaciones Exteriores Jaime del Valle y Dante Caputo, respectivamente.

En el documento, se consolidaron los límites establecidos en el proceso de mediación, junto con confirmar que las islas Picton, Nueva y Lenox pertenecían a Chile. El tratado puso punto final al conflicto del Beagle entre ambos países.

El Cardenal Samoré no pudo ver los frutos de su trabajo, ya que falleció el 3 de febrero de 1983.

Fue en los primeros meses de 1985 que los Ejecutivos de ambos países ratificaron el Tratado de Paz y Amistad, lo que a la fecha, se ha reflejado en relaciones positivas y pacíficas entre ambos países.