Sao Paulo, 23 abr (EFE).- La petrolera estatal brasileña Petrobras, inmersa en un gigantesco escándalo de corrupción y que en el último año registró su peor resultado desde 1991, informó hoy que el Plan de Negocios para los próximos cinco años que anunciará en mayo tiene como prioridad la reducción de su millonaria deuda.

«La prioridad es ‘desapalancar’ (reducción de la deuda) la compañía e invertir en proyectos de mayor rentabilidad», declaró en una conferencia con inversores a través de internet la directora de Explotación y Producción de Petrobras, Solange Guedes.

De acuerdo con Guedes, la estatal está aplazando proyectos de baja rentabilidad en el país y en el exterior, y se centrará en activos de bajo riesgo y en la explotación del presal, el gigantesco horizonte de reservas de hidrocarburos descubierto por la estatal en aguas muy profundas del Atlántico y que puede convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

El miércoles, con varios meses de atraso, Petrobras presentó su balance correspondiente al año pasado, período en el que registró pérdidas cifradas en 21.587 millones de reales (unos 7.200 millones de dólares).

Se trata del primer resultado negativo de la petrolera desde 1991, que se agrava con una deuda bruta que llegó a fines de 2014 a 351.000 millones de reales (cerca de 117.000 millones de dólares).

El dato más llamativo del balance fue, sin embargo, que Petrobras reconoció que las colosales corruptelas que se investigan en los tribunales le costaron al menos 6.200 millones de reales (unos 2.066 millones de dólares) desde 2004.

Según el director de Relaciones con Inversores, Iván Monteiro, el Plan de Negocios para el próximo lustro se basará en «precios competitivos y de mercado» y ratificó que la empresa no pagará dividendos.

En caso de obtener lucro en 2015, Petrobras «pagará intereses sobre capital propio y dividendos, como lo hace normalmente», resaltó Monteiro.

Las desinversiones para 2015 están previstas en 3.000 millones de dólares, cifra que subirá a 10.000 millones de dólares en 2016, con un flujo de caja al final de año de 20.000 millones de dólares.

La captación de recursos proyectada para este año, de 13.000 millones de dólares, está «cubierta», de acuerdo con Guedes.

La estatal trabaja con un escenario de un precio promedio de 60 dólares para el barril de petróleo Brent y con un dólar cotizado a 3,1 reales, además de calcular una producción en el país y en el exterior de 2,796 millones de barriles diarios de crudo y gas natural equivalentes, un crecimiento del 4,5 % respecto a 2014.

Guedes apuntó que la expectativa es que esa cifra aumente en 2016 hasta los 2,886 barriles diarios de crudo y gas natural equivalentes.

La meta de inversiones para el próximo año es de 25.000 millones de dólares, valor en un 37 % inferior a las proyecciones iniciales.