Asunción, 5 jun (EFE).- Paraguay pidió tratar con “frialdad y tranquilidad” la ruptura este lunes de la relaciones diplomáticas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto, Baréin, Libia y Yemen con Catar, recibido como “un golpe” en el campo internacional, dijo hoy en Asunción el canciller paraguayo, Eladio Loizaga.

“Tenemos que evaluar con tranquilidad y frialdad y ver cuál es el siguiente paso a tomar”, explicó Loizaga a los periodistas en la sede de la Cancillería.

Este grupo de países decidió hoy cortar relaciones diplomáticas con Catar y aislar al pequeño emirato del golfo Pérsico, al que acusan de apoyar el terrorismo, lo que abre una crisis en la región.

Tanto Arabia Saudí, como Egipto y EAU decretaron el cierre de todos los puertos terrestres, marítimos y aéreos a todos los medios de transporte procedentes y que se dirijan a ese país; así como la retirada de sus delegaciones diplomáticas en el emirato.

Paraguay, con relaciones diplomáticas y comerciales con los diversos países de la zona, aguardará a recibir información sobre lo acontecido desde su embajada en Doha (Catar) y en Estados Unidos.

“No sé si habrá o no una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad (de las Naciones Unidas) para tratar esta situación”, dijo Loizaga, quien calificó a Catar como “un país que tiene un rol político en la zona del Golfo (Pérsico) y en todos los problemas de Medio Oriente”.

Riad acusó a Doha de respaldar a Irán en su apoyo a los “grupos terroristas” en la provincia de mayoría chií saudí de Al Qatif, así como en Baréin y a los rebeldes hutíes del Yemen.

Esta decisión de romper relaciones se fundamenta en “calumnias”, según el Gobierno de Catar, que aseguró que “respeta la soberanía de otros países y no interviene en sus asuntos internos”.

Catar es parte del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) junto con Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Arabia Saudí, Kuwait y Omán, los tres primeros de los cuales mantienen tensas relaciones con Irán.