Asunción, 13 abr (EFE).- Paraguay espera concluir esta semana la vacunación del personal sanitario, comenzada el 22 de febrero, mientras avanza en la inmunización de la tercera edad y está a la espera de nuevas remesas de vacunas contra el covid, todavía insuficientes para el grueso de la población, de unos siete millones.

«Esperamos terminar con todo el personal de blanco esta semana», dijo este martes a los medios el ministro de Salud, Julio Borba, durante la inauguración de un hospital en el departamento Central.

Borba recordó que ya se está haciendo el registro y el agendamiento de los adultos mayores, cuya vacunación arrancó el sábado en centros y hogares de retiro, y se extenderá en los próximos días al resto de personas de tercera edad.

El lento ritmo de la vacunación en Paraguay responde a las dificultades que ha tenido el país hasta la fecha para poder acceder a dosis de vacunas.

En ese sentido, en el mismo acto, el presidente del país, Mario Abdo Benítez, aseguró que todos los días mantienen conversaciones con el mecanismo Covax para conseguir nuevos envíos, parte de los 4,3 millones de dosis de AstraZeneca compradas a través de este mecanismo multilateral.

Hasta el momento, Paraguay solo ha recibido 36.000 de esas vacunas, y espera que a lo largo de este mes lleguen otras 160.000.

Abdo Benítez recordó a los medios que también están pendientes de otras vacunas a través de compras o donaciones de otros países.

«Estamos firmando en estos días el contrato para las siguientes vacunas de India (Covaxin), que son 100.000 más de cooperación, y 2 millones de compra», comentó el presidente.

Paraguay ya ha recibido 100.000 dosis de la vacuna india en concepto de cooperación.

El país suramericano también está cerrando la compra de 400.000 dosis de Moderna con Catar, además de una donación del mismo monto por parte del emirato.

«Hay una expectativa de que un gran volumen de eso llegue a finales de abril. Ese es el compromiso que tenemos», recalcó el presidente, al tiempo que avanzó otra recepción de Sputnik V compradas a Rusia, aunque sin precisar cantidad ni fecha.

PREOCUPACIÓN POR EL REPUNTE DE CASOS

Además del malestar que generan los retrasos en la llegada de vacunas, en particular las compradas a través de Covax, las autoridades sanitarias tampoco ocultan su preocupación por el repunte de casos.

En el último reporte del Ministerio de Salud, se registraron 2.250 casos nuevos, con 2.884 internados de los que 446 se encuentran en terapia intensiva.

A eso se sumaron 62 fallecidos, que dejan un total de 4.889 muertos desde marzo de 2020.

El director de la XI Región Sanitaria, Roque Silva, dijo durante la inauguración del hospital que existe un «gran desborde de casos» con un «ritmo de contagios alto».

«Estas cifras nos van a acompañar todavía unas semanas más y estamos desbordados con la cantidad de casos», expresó Silva.

Ante estos hechos, pidió «conciencia a la gente» y reconoció que «la situación puede explotar».

La precariedad del sistema publico de salud ya fue remarcado en las protestas ciudadanas que se dieron el mes pasado en Asunción, en los que se exigió la renuncia de Abdo Benítez ante su gestión de la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *