Buenos Aires, 5 oct (EFE).- Un tribunal argentino ordenó hoy la detención de varias personas investigadas por su responsabilidad en un accidente ferroviario en Buenos Aires, conocido como «Tragedia de Once», que dejó 51 muertos y cerca de 700 heridos en 2012, confirmaron a Efe fuentes judiciales.

El Tribunal Oral Federal número 2 fue quien mandó la detención, emitida pocas horas después de que el fiscal federal Juan García Elorrio presentara un escrito con la petición.

Entre los imputados se encuentra el exsecretario de Transporte Juan Pablo Shiavi (2008-2012), el empresario Claudio Cirigliano -dueños de la operadora del servicio, Trenes de Buenos Aires (TBA)- y el conductor del tren el día del accidente, Marcos Córdoba.

Esta mañana, minutos antes de que la Justicia ordenara las detenciones, Córdoba y Cirigliano acudieron a los tribunales, difundieron algunos medios de comunicación.

Esta medida se da a días de la sentencia que se dictará sobre Julio De Vido, exministro de Planificación (2003-2015), acusado en un juicio paralelo de fraude en perjuicio de la administración pública y estrago culposo por las muertes.

El 22 de febrero de 2012, un tren de la línea ferroviaria Sarmiento, que conecta la capital argentina con el oeste de su conurbano, se empotró contra un andén de la estación cabecera de Once en la hora punta de la mañana y mató a 51 personas, una de ellas embarazada.

En un primer juicio por la tragedia, que terminó en 2015, ya fueron condenados, además del maquinista del tren, los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime (2003-2008) y Juan Pablo Schiavi, así como varios directivos de TBA.