Lima, 26 sep (EFE).- Un nuevo derrame de petróleo en el campo de mayor producción petrolífera de Perú, conocido como Lote 192, que opera la compañía canadiense Pacific, afectó riachuelos y cursos de agua de la Amazonía peruana, dijo hoy a Efe el presidente de la Organización Interétnica del Alto Pastaza (Oriap), Wilmer Sánchez.

El vertido se produjo en la batería Capahuari Sur, situada en el distrito de Andoas, que se encuentra en la región amazónica de Loreto, cerca de la frontera de Perú con Ecuador.

Sánchez relató que vigilantes comunales denunciaron el sábado la existencia del vertido cuando encontraron el petróleo que emanaba del suelo en dirección hacia un riachuelo cuyas aguas desembocan en otros cursos de agua de mayor tamaño.

El presidente de la Oriap no conoce todavía el alcance del impacto ambiental que tendrá este nuevo vertido en Andoas pero afirmó que es ocasionado por el deterioro y mal estado de las instalaciones, cuyos «tubos y hierros están corroídos».

Sánchez contó que a la zona llegó un fiscal para verificar la autenticidad del hecho pero que todavía no ha arribado la delegación del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) que debe valorar el impacto y daño ambiental causado.

«Pedimos a las autoridades que vengan a constatarlo porque a nosotros nos indigna y nos molesta que cuando denunciamos un caso nos digan que lo hemos provocado. Además las empresas suelen decir que apenas son unos galones derramados. Estamos cansados de esas mentiras», dijo Sánchez.

El OEFA informó en un comunicado que se encuentra en indagaciones para verificar si Pacific procedió con la implementación del plan de contingencia.

Sánchez lamentó además que este nuevo vertido ocurra cuando los indígenas de la región Loreto mantienen bloqueado un tramo del río Marañón como medida de protesta para reclamar mayor atención por parte del Estado en la prevención y limpieza de los repetidos derrames de crudo que ocurrieron en los últimos años en la Amazonía.

Cerca del lugar de la protesta, situada en el distrito de Urarinas, se reportó hoy otro derrame de petróleo por una nueva fuga en el Oleoducto Norperuano (ONP), la séptima en lo que va de año.

Esa serie de roturas generaron desde febrero la paralización de las operaciones de bombeo en el oleoducto y de la producción del Lote 192, cuyo crudo extraído es transportado en ese tubo de más de 800 kilómetros que atraviesa la Amazonía y los Andes hasta el terminal portuario de Bayóvar, en la costa norte de Perú.

Cuando el Lote 192 está plenamente operativo es capaz de producir alrededor de 11.000 barriles de crudo diarios mediante dieciséis pozos perforados bajo la superficie amazónica.