La Paz, 11 feb (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió hoy a la Asamblea Legislativa de su país que forme una comisión parlamentaria que investigue las denuncias por supuesto tráfico de influencias en la contratación de la empresa china CAMC Engineering (CAMCE), en la que trabaja una expareja suya.

En una declaración a los medios en La Paz, Morales pidió al vicepresidente del país y presidente del Legislativo, Álvaro García Linera, organizar la comisión legislativa para investigar las supuestas irregularidades en las diversas contrataciones de CAMCE, que ha obtenido millonarias licitaciones del Estado.

“Si creen que hay tráfico de influencias que investiguen, no tenemos nada que ocultar. Y si quieren que vengan de cualquier parte del país o del mundo, que vengan a investigar”, sostuvo.

La petición de Morales al Legislativo responde a una solicitud planteada por la bancada de la fuerza opositora Unidad Demócrata (UD) para que una comisión multipartidaria, con participación de observadores de la sociedad civil y veedores de organismos internacionales, investigue las denuncias.

El partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), tiene la mayoría en ambas cámaras.

Las acusaciones de supuesto tráfico de influencias contra el mandatario por la contratación de CAMCE surgieron porque la gerente comercial en Bolivia de esa compañía china es la boliviana Gabriela Zapata, expareja del mandatario y con la que tuvo en 2007 un hijo que falleció poco después, según ha reconocido el presidente.

La polémica sobre Zapata, que hoy tiene 29 años, ha saltado a los medios porque hasta ahora no se conocía la existencia del niño que tuvo con Morales y porque trabaja para una empresa a la que el Estado le adjudicó contratos por valor de 566 millones de dólares.

En una entrevista con el canal privado Red Uno, Zapata negó las acusaciones y anunció que enjuiciará a los que la acusan de haberse beneficiado de un supuesto tráfico de influencias.

Aseguró que sus funciones en CAMCE son las de gerente comercial y que nunca intervino en las negociaciones de los contratos.

Por su parte, Morales recordó que el miércoles ya pidió al contralor general del Estado, Gabriel Herbas, que indague si hubo o no irregularidades en los procedimientos administrativos cumplidos para contratar a la empresa china.

Aseguró que la comisión parlamentaria “no encontrará nada porque no tenemos nada que traficar, nada que manipular con las empresas” contratadas por el Estado.

El senador opositor Arturo Murillo cuestionó que Morales pida una investigación a Herbas, ya que fue “compañero de partido y lucha” del gobernante y fue diputado del MAS antes de ser contralor, según un comunicado difundido por UD.