La Paz, 18 jul (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó hoy a los dirigentes que encabezan las protestas en la ciudad andina de Potosí (suroeste) de mentir sobre las demandas que exigen y descartó dialogar con ellos porque, según dijo, la mayor parte de sus reclamos ya han sido atendidos.

En un acto en el pueblo de Uncía, en el norte potosino, Morales dijo que los líderes del Comité Cívico de Potosí (Comcipo) “mienten al pueblo boliviano” y cuestionó la marcha que realizaron para llegar hasta La Paz porque, según dijo, la completaron en menos días de lo que suelen tomar esas caminatas.

También criticó que reclamen mayores inversiones en proyectos de desarrollo para Potosí porque, aseguró, es el departamento que más recursos económicos ha recibido hasta el momento.

Citó como ejemplo que se destinaron 1.300 millones de dólares para la construcción de carreteras en esa región y que está prevista una inversión de más de 700 millones de dólares para la industrialización del litio del salar de Uyuni.

El mandatario resaltó la reunión realizada el viernes en La Paz con varios alcaldes potosinos y representantes de sindicatos leales al Gobierno, quienes verificaron que “el 98 %” de las demandas de Comcipo “está atendido”

“Por tanto no hay nada qué dialogar en este momento porque están atendidas las demandas del departamento de Potosí”, sostuvo Morales y agregó que los líderes cívicos están “engañando a su pueblo y espantando al turismo”.

Añadió que el presidente de Comcipo, Jhonny Llally, “ya no es Llally, es llulla (mentiroso, en quechua)”.

Potosí está paralizada y bloqueada desde el pasado 6 de julio, dentro de una protesta encabezada por Comcipo, que reúne a varias organizaciones sociales de esa región.

Con su huelga, los líderes potosinos exigen al Gobierno invertir en una planta hidroeléctrica, tres hospitales, más carreteras, fábricas de vidrio y cemento, un aeropuerto internacional y acciones efectivas para preservar el Cerro Rico, deteriorado por la explotación minera, entre una veintena de demandas.

Los reclamos de Potosí no son nuevos, ya que hace cinco años hubo una huelga similar por la que más de 300 extranjeros se quedaron bloqueados en esa ciudad por casi 20 días y tuvieron que ser evacuados por vía aérea.

En esta ocasión, 91 turistas extranjeros, la mayoría argentinos, estuvieron bloqueados en esa ciudad hasta el viernes, cuando la Policía logró evacuarlos por carretera y los trasladó al pueblo turístico de Uyuni.

Los dirigentes de Comcipo, que también están movilizados en La Paz, han rechazado reunirse con los ministros de Morales e insisten en que sólo dialogarán con el mandatario.

Morales sostuvo que los dirigentes potosinos “no tiene ningún argumento para debatir” sus reivindicaciones y les acusó de recibir financiación y respaldo de “la derecha” para movilizarse.

Pidió a sus sectores leales “mucha responsabilidad, mucha conciencia social y electoral, mucha conciencia ideológica y política” para no dejarse confundir.