La Paz, 6 oct (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que el canciller de China, Wang Yi, ha ofrecido cooperar con el proyecto de construcción de un ferrocarril bioceánico que unirá puertos de Brasil y Perú, a través del territorio boliviano.

“Me han sorprendido las palabras de nuestro canciller de China sobre cómo colaborará en el tren bioceánico”, dijo el mandatario en un discurso en presencia de Wang.

El proyecto está pensando en concreto para conectar con el ferrocarril el puerto brasileño de Santos, en el Atlántico, con el peruano de Ilo, en el Pacífico.

El mandatario boliviano también dijo que espera retomar relaciones con el nuevo presidente de Brasil, Michel Temer, “para garantizar el tren bioceánico de integración”, tras las conversaciones que en su momento avanzaron con la que expresidenta Dilma Rousseff.

Es la primera vez que Morales expresa directamente su deseo de retomar relaciones con Temer, después de que en agosto pasado criticara lo que consideró un “golpe congresal” contra Rousseff.

El gobernante boliviano ratificó que el tema del tren será tratado en una reunión con su homólogo de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, que se efectuará en la ciudad boliviana de Sucre (sureste) el próximo 4 de noviembre.

El proyecto fue pensado para integrar comercialmente de forma directa a Bolivia, Brasil y Perú en la perspectiva de aumentar el comercio precisamente con China.

Morales ha defendido la conveniencia económica de lo que denomina el “corredor central de integración” en Suramérica, sobre otro proyecto discutido antes por Brasil y Perú para tender una línea férrea directa entre los dos países.

El mandatario boliviano insistió hoy en que este proyecto de integración es conveniente para Suramérica porque, además de unir a Brasil, Perú y Bolivia, también beneficiará a Argentina, Paraguay y Uruguay porque el tren se conectará con la hidrovía Paraguay-Paraná.