Santiago de Chile, 17 jun (EFE).- Miles de profesores marcharon hoy por las calles de Santiago en protesta contra un proyecto de ley que regulará la carrera docente y que es parte de la gran reforma educacional que promueve el Gobierno de Michelle Bachelet.

Descontentos con el contenido de la iniciativa, que se tramita actualmente en el Congreso, los maestros dieron una prueba de fuerza con esta manifestación, que se suma al paro de actividades que mantienen en los colegios públicos desde el 1 de junio.

El Colegio de Profesores cifró en cien mil los participantes en la movilización, entre los que se contaron maestros de distintas regiones del país que llegaron en microbuses hasta la capital chilena.

La marcha se desarrolló pacíficamente desde Plaza Italia, el lugar de la ciudad donde suelen comenzar las manifestaciones y celebrarse los éxitos deportivos, hasta la Estación Mapocho, donde concluyó con un discurso de un representante del magisterio.

El presidente Colegio de Profesores, Jaime Gajardo escribió en su cuenta de Twitter que “con esta manifestación esperamos una buena respuesta del Ministerio (de Educación)”.

Y es que la exigencia de los profesores no se limita a que se realicen cambios al proyecto de ley, que establece mecanismos de certificación para la acreditación de los docentes, sino que éste sea retirado del Congreso y reemplazado por un cuerpo legal distinto que recoja sus demandas.

El gobierno y los parlamentarios han tratado de alcanzar un acuerdo a través de una mesa tripartita que comenzó a sesionar esta semana y en la que también participan los profesores, pero hasta ahora no se han logrado mayores avances, por lo que el trámite del proyecto permanece en suspenso.

Uno de los principales puntos de desencuentro entre los maestros y las autoridades ha sido la decisión del gobierno de no retirar el proyecto del Congreso y buscar acuerdo a través de modificaciones parciales durante su tramitación legislativa.

Más aún, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre se ha mostrado sorprendido por el rechazo tajante al proyecto considerando que, a su juicio, fue constituido en base al diálogo con los profesores.

“Estamos trabajando desde el día uno con los profesores”, ha dicho el ministro.

“La verdad es que estamos un poquito sorprendidos, por no decirlo de otro modo, porque el proyecto de ‘Política Nacional Docente’ fue construyéndose a través de una decena de diálogos con los docentes, quienes siempre manifestaron observaciones a algunos puntos, pero estaban más o menos en sintonía con el sentido general del proyecto”, agregó.

Eyzaguirre se ha manifestado también contrario a la huelga que mantienen los profesores desde principios de este mes, asegurando que sólo perjudica a los niños.

“Lo que no es bueno es forzar un espacio de acercamiento en base a la huelga, porque ahí los que pierden son los niños”, ha afirmado el ministro.

Pero el fin de la huelga no está claro, ya que la asamblea nacional del profesorado decidirá recién este jueves si continúa o no con el paro indefinido.

También evaluará una propuesta que les entregará hoy la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados para intentar destrabar el conflicto.

Por lo pronto, los profesores mantienen en pie su rechazo a los mecanismos de evaluación docente asegurando que “las pruebas disciplinarias que se han hecho se han estigmatizado”.

También objetan que estas evaluaciones sean aplicadas por organismos privados lo que, a juicio de los profesores, crearía otro mecanismo de lucro.

“Aquí, el estado no abre una posibilidad de que hayan otros factores que permitan ir mejorando la calidad de la educación”, ha señalado el secretario general del gremio de los profesores, Darío Vásquez.

“Debe haber una política de perfeccionamiento gratuito, incluido un perfeccionamiento tal que el profesor llegue a los más altos niveles en el ejercicio de la profesión, que permita que esa sabiduría, esos conocimientos que vaya adquiriendo los vaya aplicando en el aula”, añadió.