Montevideo, 1 abr (EFE).- Miles de personas marcharon hoy en el centro de Montevideo en protesta por el robo perpetrado esta semana en un laboratorio que investiga sobre los detenidos y desaparecidos en la última dictadura de Uruguay (1973-1985), convocadas por diferentes colectivos y movimientos sociales del país suramericano.

“El robo es un hecho grave, aplastante, que no se da la mano con la democracia. Por lo tanto, aparte de repudiarlo, vamos a redoblar los esfuerzos en las investigaciones”, dijo hoy a Efe Javier Tassino, miembro de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, el grupo que convocó a la manifestación.

A la iniciativa de esta organización se sumaron la central sindical PIT-CNT, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) y otros grupos de defensa de los derechos humanos, como el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) y Amnistía Internacional.

Aún bajo una intensa lluvia, miles de personas marcharon al grito de “No tenemos miedo, estamos presentes” a lo largo de los casi dos kilómetros que separan la sede del Grupo de Investigación en Arqueología Forense del Uruguay (Giaf) de la céntrica plaza Libertad de la capital uruguaya.

Precisamente en el punto de partida de la marcha fue donde el pasado lunes se produjo “un ingreso no autorizado” y se sustrajo “material de archivo”, según informó la Facultad de Humanidades de la uruguaya Universidad de la República.

Además, medios locales indicaron que los investigadores fueron presuntamente amenazados a través del dibujo de círculos sobre sus domicilios en un mapa que había en el laboratorio.

Sin embargo, desde Madres y Familiares aseguran que tras el robo, lejos de “doblegar” los reclamos para conocer el paradero de los desaparecidos uruguayos, intensificarán su búsqueda y sus campañas de recolección de información.

“Lo más importante es redoblar los esfuerzos. El robo provocó que nos llegaran testimonios nuevos. Buscamos seguir trabajando por verdad y justicia y apelar a la población. Lo más importante que nosotros tenemos es la ciudadanía y el pueblo”, expresó Tassino.

Asimismo, explicó que las investigaciones, a pesar de haber sufrido “una semana de atropellos”, al mismo tiempo transcurrieron “una semana de logros”, con la incorporación de un georradar argentino en préstamo que permitirá expandir los “frentes” en los que se buscan restos de desaparecidos.

En el punto de llegada de la manifestación, una portavoz de Madres y Familiares leyó una proclama, en la que se exhortó al Gobierno a emplear “todos los medios disponibles en la investigación de este hecho lamentable” y se expresó “agradecimiento y solidaridad” hacia los integrantes del Giaf.

Por su parte, esta semana, el Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia (GTVJ), una entidad multisectorial que coordina la búsqueda de desaparecidos, afirmó en un comunicado que la información sustraída no es sustancial y se puede recuperar.

“Lo más preocupante es el significado del acto mismo. Es evidente que no fue realizado por meros ladrones en busca de objetos de valor, sino por personas con conocimiento del tema y lugar que buscan obstaculizar la ya ardua tarea de llegar a la verdad, la justicia y la memoria de los crímenes de lesa humanidad”, dice el escrito del GTVJ.

Solo en el caso de Uruguay, que durante el régimen militar integraba el represivo “Plan Cóndor” con los Gobiernos dictatoriales de los demás países del Cono Sur americano, 192 ciudadanos siguen desaparecidos, según cifras oficiales.