Lima, 25 abr (EFE).- La congresista y excandidata presidencial Verónika Mendoza afirmó hoy que “la peor amenaza” que afronta Perú es “el retorno de la mafia fujimorista” al poder, en alusión a la candidatura a la segunda vuelta presidencial de Keiko Fujimori, la hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000).

“Somos conscientes de que la peor amenaza que en estos momentos se cierne sobre nuestro país es el retorno de la mafia fujimorista”, enfatizó Mendoza en una rueda de prensa en la que ofreció la posición de su partido, el izquierdista Frente Amplio, ante la segunda vuelta electoral.

Mendoza informó que su agrupación no apoyará a ninguno de los dos candidatos en la segunda vuelta electoral, que disputarán el 5 de junio próximo Keiko Fujimori y el exministro Pedro Pablo Kuczynski.

A pesar de esta posición, señaló que el peor escenario para su país sería una victoria de Keiko Fujimori.

“Lamentablemente para nuestro país, sigue reivindicando lo que fue la dictadura fujimorista y todo lo nefasto”, enfatizó.

La actual legisladora anunció que el Frente Amplio emprenderá una campaña para “recordar lo que significó la dictadura fujimorista” y “para que el pueblo peruano pueda ejercer su voto consciente e informado”.

Agregó que el partido fujimorista Fuerza Popular, que tendrá la mayoría absoluta en el próximo Congreso, hace una campaña para lograr la liberación del expresidente, quien cumple una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad.

“Es evidente que el fujimorismo está en campaña por la liberación de Fujimori, en campaña mediática, política y a través de canales judiciales. Eso revela que no hay un zanjamiento (ruptura con el pasado) ni renovación dentro del fujimorismo, que eso es una farsa”, manifestó.

Señaló, en ese sentido, que “de ninguna manera” van “a permitir que Fujimori salga ni por la puerta grande ni por la chica de ahí, donde tiene que estar, de la cárcel”.

El miércoles pasado, el Tribunal Constitucional de Perú dejó al voto un pedido de hábeas corpus presentado por el expresidente para que anule, por presunta violación al debido proceso, el juicio que concluyó en la sentencia a 25 años de cárcel y disponga la celebración de uno nuevo.

Keiko Fujimori afirmó el domingo que no se demostró “con evidencias, con pruebas” la responsabilidad de su padre en los delitos por los que fue condenado en 2009.

“He asistido a los procesos judiciales y ahí no se demostró con evidencias, con pruebas, su responsabilidad”, declaró Keiko Fujimori en una entrevista ofrecida al diario Perú 21.

La candidata reiteró que impulsan un proceso para “llevar a cabo el proceso de libertad” del exgobernante y aseguró que este “será únicamente a través de la vía legal y constitucional”.

El exfiscal Avelino Guillén, quien presentó la acusación en el juicio contra Fujimori, afirmó hoy que en ese proceso se presentaron más de 500 pruebas contra el exmandatario.

Alberto Fujimori fue sentenciado en abril de 2009 a 25 años de cárcel “como autor mediato de la comisión de los delitos de homicidio calificado, asesinato bajo la circunstancia agravante de alevosía” de 9 estudiantes y un profesor de la universidad limeña de La Cantuta (1992) y de otras 15 personas en la zona limeña de Barrios Altos (1991), a manos del grupo militar encubierto Colina.

Fujimori también fue condenado en ese juicio por los “secuestros agravados” del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer, tras el autogolpe de Estado del 5 de abril de 1992.