Quito, 15 dic (EFE).- La corporación Maresa anunció hoy el fin de sus actividades de ensamblaje de la camioneta tradicional Mazda BT-50 en su planta de Quito, pero dijo que mantendrá «la distribución de toda la gama de vehículos Mazda, incluida su línea de camionetas» del citado modelo y del nuevo importado.

En un comunicado, la empresa explica que el cese del montaje de la BT-50 obedece «a una decisión estratégica de Mazda Corporation a nivel mundial» y a la «introducción de la nueva versión» de ese vehículo en el mercado local.

«Corporación Maresa deberá suspender únicamente las operaciones en su planta ensambladora, mientras implementa los proyectos que le permitan continuar ofreciendo soluciones de movilidad, de vanguardia al país y la región, sin que ello afecte al resto de negocios del grupo», agrega la nota, que no precisa si la medida afectará a los trabajadores.

La compañía, dedicada al ensamblaje, comercialización, distribución y talleres de diferentes marcas, entre otras actividades, señala que trabajará en nuevos proyectos «con marcas internacionales que han demostrado su interés por armar vehículos en el país y ya han calificado a su planta ensambladora con capacidad productiva superior a 38.000 vehículos por año».